martes, 18 de septiembre de 2007

Viajes inolvidables I: Merida, diciembre 2000 (parte 2)

continuacion del post anterior...
http://carloszombie.blogspot.com/2007/09/viajes-inolvidables-i-merida-diciembre.html

al ya tener todo lo que era equipos listo, y pese a la oposicion de la gente a la que le comente, me fui en mi viaje, logicamente con toda la expectativa y adrenalina que un viaje asi puede produrcir.
como era la primera vez que me iba a merida en autobus, la roncha que pase no fue normal ya que no hallaba manera de sentarme y que estuviera comodo, toda posicion en la que me sentaba quedaba como doblado y por mas que intentaba dormir, solo conseguia pensar mas y mas acerca de lo que me esperaba.
pues al llegar a merida el domingo 17, pare un taxi y me dirigi al sitio que el tio de chucho nos habia indicado, que era la entrada del parque nacional sierra nevada, por el taxi recuerdo bien que pague 4 mil 500 bolivares que en aquel entonces me parecio un exabrupto.
despues de registrarme en el puesto de imparques que esta alli (estaba asustado porque pensaba que como andaba solo no me iban a dejar pasar, pero cero preguntas al respecto) y comence a caminar. ya eran las 2 de la tarde y con el peso que llevaba y aunado al trasnocho que pase iba al paso mas lento que mi cuerpo podia. el mapa que nos hizo el tio de chucho era algo confuso, producto tal vez de los años que habian pasado, y tambien de la pea segura con que el y sus amigos hicieron el viaje en aquella epoca, me fue dificil localizar sitios estrategicos (recuerdo bien un acantilado que el tio de chucho aseguro que era cerca y me agarro la noche para llegar).
la primera noche que pase fue algo bizarro. alli estaba yo, 23 años y solo como un guebon en una carpa con una literna y con 3 pantalones y 4 franelas encima. todo iba bien hasta que comence a decirme a mi mismo que todo eso parecia la pelicula Blair Witch Project. pase casi toda la noche mentandome madre y recriminandome el haberme lanzado a esa vaina solo, hasta que de tanto cague y cansancio me quede dormido profundamente.
cuando me levante al siguiente dia ya era casi medio dia del lunes y segui mi recorrido. llegue al punto donde el tio de chucho nos habia dicho casi a las 7 de la noche (casi que no reconociendolo por lo oscuro que estaba), volvi a montar mi campamento y me dormi.
al siguiente dia al levantarme y ver ya con luz donde estaba, quede paralizado y mudo: era un mini valle encerrado por altisimas montañas y un arroyo al lado. la alegria que me embargo el estar alli es indescriptible, ademas de el sociego que te da estar en un sitio como ese. el ser la unica persona en kilometros a la redonda es una sensacion que se puede comparar con muy poco en la vida, y alli estaba yo, viviendola.
alli pase dos noches, planeando todo para salir el miercoles 20 con el amanecer. anecdotas? muchas, desde comer solo enlatados y beber de la poca agua que llevaba (la del estanque se veia limpia, pero no me arriesgue), aprender a abrir latas con mi navaja suiza (la cual es mi fiel compañera de viajes desde entonces) hasta el sentarme a leer mis libros de lovecraft en un ambiente que el mismo hubiese querido estar para escribir.
lo que mas lamento de ese viaje es mi vieja camara 110, la cual le cayo agua y se tranco, perdiendo asi las fotos que ya tenia y las que quedaban, lastima porque las imagenes que vi eran una cosa demasiado arrecha.
llego el 20 y como estaba planeado empaque todo y sali a golpe de 8 y media de la mañana. por el camino me consegui con un campesino de la zona y su hijo, los cuales fueron amables conmigo dandome agua y charlando un rato (llevaba 4 dias sin ver a otra persona). el retorno se me hizo mucho mas corto que de ida, y a pesar de que acampe porque no quise llegar de noche, a las 7 de la mañana del jueves 21 ya estaba tomando otro taxi al pueblo de merida.
mi idea del viaje era que al llegar al pueblo de merida tomar una posada y quedarme en ella esa noche y descansar, pero estaba tan obstinado y maltrecho que pague un pasaje al primer bus a caracas que llegara (pude agarrar uno a las 8 y media de la mañana para suerte mia) y esta vez, si pude dormir.
el aspecto que tenia, obviamente era el de alguien que no se ha bañado, ni cepillado, ni afeitado en una semana, dandome un matiz hippie que no he podido repetir mas nunca. ya mis fantasias no eran con sexo sino con una ducha caliente y mi cama.
al llegar, habia comido tantas porquerias y chucherias que el hambre lejos de morir mas bien se intensifico. me monte en el metro con mi olor a cadaver y musgo, y al bajarme en parque carabobo a las 7 y media de la noche, me meti en el mc donalds que esta al lado de la salida y con el dinero que aun tenia, pedi casi todo lo que habia: big mac doble, nuggets, papitas, pie de manzana, etc. la gente al verme torcia los ojos, no se si del aspecto que tenia o de la desesperacion con que seguramente estaba comiendo. despues fui a la parada de los autobuses, llegue a mi casa, y luego de un baño bien caliente de una hora, me acoste en mi cama y dormi 18 horas.
puedo decir que tuve suerte: mi historial de asma de niño me pudo haber frenado de ir, ademas de los peligros clasicos de un viaje asi (mal de paramo, animales peligrosos, hampa, etc), decir que me arrepiento por toda la roncha que pase, seria mentir y durisimo. el ver amaneceres como los que vi, y ser la unica persona en varios kilometros es una experiencia unica. no recomiendo un viaje asi a todo el mundo, pero quien decida hacerlo vera que no se arrepentira.
(fotos cortesia de inparques, ojala tuviera las mias...)

2 comentarios:

nancy dijo...

que chevere el viaje y que atrevido tu de irte solo, yo hubiera muerto ahi del susto, más con los ruidos por la noche y solo a ti se te podia ocurrir leer a lovecraft ahi jajajaja bello relato

Gina dijo...

Bien por ti! Asi se debe vivir... sin tontos miedos que nos frenen para hacer grandes cosas... al final solo nos quedan los recuerdos de lo vivido, asi que mientras más acumules mejores serán las historias que cuentes a tus futuros nietos.

Publicar un comentario

T Facebook Favorites More

 
Powered by Blogger