viernes, 14 de marzo de 2008

Into The Wild

son las 11:59 del viernes 14 de marzo de 2008, fecha que ha quedado marcada por una cosa, que en aparencia luce sencilla, algo que a veces se toma sin transcendencia, una simple pelicula.

viernes, de noche. despues de una semana que estuvo marcada por trabajo y enfermedad viral, llego a mi casa con una racion de tiger rolls comprados en la muy estilizada venta de sushi que esta al cruzar la calle de mi oficina. una ducha tibia, un te frio y un dvd que quedara grabado en mi memoria por varias vidas: Into The Wild.
esta sera la primera vez que hable de una pelicula casi sin hablar de ella, porque ojala, ojala, ojala que todo el que lea esto pueda tener la oportunidad de verla, ¿porque?, porque ahorita no me viene a la memoria otra pelicula con la que me sienta tan identificado como esta. no miento, soy aquel que a veces no quiere darse cuenta de lo afortunado que es en la vida, debo decirlo, a pesar de ciertas cosas.
into the wild es la historia veridica de Chris McCandless, quien despues de graduarse en la universidad, abandona todo para irse en busqueda de algo que ni el mismo sabe que es, y a lo que el llama "su gran aventura en canada". dona sus ahorros a la caridad, se desprende de todo lo que pueda atarle a un mundo que el mismo ha decidido rechazar debido a su tormentosa niñez, y se lanza el solo de mochilero hacia el norte, tocando en el alma a cada persona que se encuentra en su camino. a la final esta solo en lo mas recondito del norte del Canada, donde perdiendo todo rastro de humanidad, es que logra alcanzarla, a un precio.
no se por donde comenzar a exclamar lo identificado que me sentia con lo que veia. dos horas y media que pasaron volando y que si fuese por mi hubiesen sido 2 horas y media mas. la pelicula en si es una poesia para todo aquel que se ha sentido acompañado por el sonido del viento estando en un paraje lugar o una playa solitaria, para quien alguna vez se haya sentido renovado, cambiado, exatado por alguna experiencia que haya vivido, llamese viaje, llamese familia, llamese como se llame, cada quien es dueño de su propia superacion.
"...el centro del espiritu del hombre proviene de nuevas experiencias..."
a veces pienso que mi viaje a los paramos de Merida tiene mas importancia de la que le doy.
porque fue de alli, estando solo, que me pude dar cuenta de lo afortunado que era y no veia, donde ese ser que era antes de ese viaje vio cosas que no queria ver y que estaban alli, y que sin ninguna presion, sin ningun tipo de catalizador que no fuese el mismo tiempo, llegaron a buen termino y seguramente seguira siendo asi.
claro esta que no tuve que pasar por lo que Chris McCandless paso, mi infancia fue muy feliz a diferencia de este pana, mi relacion con mi padre a pesar de sus altibajos no es ni la sombra de la que tuvo Chris McCandless con el suyo, no tuve que andar por las autopistas pidiendo cola, no tuve que ir de pueblo en pueblo trabajando en lo que saliera para poder reunir para mi viaje, no tuve que ser coñazeado por la policia por colearme en un tren, no tuve que matar un alce ni comer ardillas asadas, y mucho menos termine flaco como un esqueleto comiendo matas. solo tuve que ver en los ojos achinados de mi hija Jely, fundirme en un abrazo con ella, para saber algo que a Chris McCandless le costo todo eso y mas aprender:
"...la felicidad solo es verdadera cuando es compartida..."
hoy es 15 de marzo de 2008, y añado una nueva pelicula favorita a mi lista. cambio y fuera...

0 comentarios:

Publicar un comentario

T Facebook Favorites More

 
Powered by Blogger