jueves, 27 de noviembre de 2008

La caña y yo: reflexiones de un ex borracho que aun se echa una que otra pea

no puedo negar que me gusta beber. la caña es uno de esos placeres que al igual que el sexo, el buen cine o el chavo del ocho cada año que pasa en vez de alejarse van transformandose a medida que uno crece.

si bien no bebo ahora ni la quinta parte de lo que bebia hace digamos unos diez años, cada cierto tiempo me doy el prinvilegio de cualquier elixir etilico y asi rendirle pleitesia al dios Baco.
como dije en el primer parrafo, la mania de beber ha sufrido transformaciones a lo largo de estos ultimos años. antes por ejemplo no habia dupleta de dias (viernes-sabado) en la que no se asomara una botella de ron, canelita, anis, miche o una caja de cerveza, ahora es muy esporadicamente y aunque aun beba ron y otros licores de dudosa y fatidica procedencia, prefiero decantarme por otras bebidas menos escoñetantes (pero cero whiskey, a menos que no haya mas nada que beber).
debo confesar que he bebido de todo, y cuando digo de todo es DE TODO. muchas combinaciones y brebajes han pasado por mi garganta con resultados varipintos. desde peas descomunales donde atacaba hasta la mama del pana que nos prestaba la casa, hasta algunas donde me caia a coñazos con mis panas y orinaba en los lavamanos de los baños (los cuentos de las peas me los reservare para otro dia).
si hay alguna bebida que recuerde con "cariño" (ovbiando la del botellon y la mangera de gasolina que es otro cuento mas feo y solo los involucrados lo saben) fue una que bebimos en lo que era en ese entonces nuestra guarida: la hacienda franco. para resumir brevemente el cuento, enviamos al mas loquito del grupo a preparar alguna guarapa o similar con los ingredientes que encontrara. pues el pana se tomo la cosa muy literal y llego con los respectivos vasos de algo que sabia como a una combinacion de agua de charco, caña clara, orina y tang. como era alcohol y en ese entonces nadie le paraba comenzamos a beber, cada vez con menos entusiamo. a medio vaso le preguntamos al pana que tenia eso que preparo y nos dio la siguiente receta de lo que bautizamos como LLAMARADA FRANCO:
  • ron
  • ginebra
  • papelon (liquido por supuesto)
  • cerveza
  • MISTOLIN (del verde nos aclaro al momento, ya que el rosado no le cuadro mucho)

despues de botar lo que teniamos en el buche y de habernos enjuagado la boca con cerveza, mas nunca le dimos a ese pana el encargo de las bebidas.
otra cosa que cambio es que ya no bebo solo. antes me preparaba mis roncitos o compraba mis birritas (esto ultimo siempre con la falsa excusa del calor infernal) para bebermelas solo en mi casa, hoy en dia las unicas veces que bebo es con mis panas y ya no tan desaforadamente como antaño, amen de no inventar mas cocteles mortales.
todo esto lo digo porque tengo en mi casa caña que compre para este diciembre (aqui y en colombia) y todas las botellas estan aun virgenes, cosa que hace pocos años atras era imposible. por supuesto que Jely y todas las responsabilidades que uno asume al crecer influyen, y no me cabe duda que mi modo ahorita (bebedor social) es muy seguramente el que prevalecera por el resto de esta vida.
la foto es la unica que voy a mostrar de mi cumpleaños numero 30 (las demas jamas saldran a la luz), mi ultima gran pea donde literalmente me volvi mierda. la mirada de perdido en la foto no es irreal ni fingida.
mañana ire a Choroni en mi peregrinacion anual esta vez acompañado por alguien especial: mi hija Jely.
cambio y fuera...

0 comentarios:

Publicar un comentario

T Facebook Favorites More

 
Powered by Blogger