sábado, 13 de diciembre de 2008

¿Padre perfecto? no, no lo soy...

los cambios en la vida son algo inevitable y muy necesario. un dia podemos estar seguros de que el cielo es de color verde y no es sino cuando levantamos la mirada y vemos que es azul que nos damos cuenta que estabamos equivocados todo el tiempo pero desde ese momento sabemos que de alli en adelante tenemos en la mano la verdad al menos en ese aspecto.
varias veces me he tenido que reevaluar en mi papel de padre con jely, ya que he encontrado que en el pasado cometi errores con ella en la forma de hacerle ver las cosas que me ha costado algo correjirlos antes que pasen a mayores.
ser padre de una niña como jely me ha traido muchisimas satisfacciones personales que seria imposible enumerarlas, pero aunque jely es una niña muy madura y facil de llevar, hay aspectos en los que no me ha resultado facil comprenderla.
cada vez que ha pasado algo asi he tenido que hablar con ella directamente. afortunadamente nunca he tenido problema haciendo eso, ya que ella aparte de inteligente siempre se ha mostrado receptiva a escuchar. lo peor de dichas situaciones es cuando llega la pregunta de "pero si tu me habias dicho que era de esta forma" porque es alli donde uno mas sabe que erro y que es preferible admitirlo y quedar mejor diciendo lo correcto.
en mi caso nunca he querido hacerme ver como el padre perfecto frente a ella como si se que se esforzo mi padre en hacerse ver entre mi hermana y yo, mas bien he querido hacerme ver como alguien que muy bien pudiera estar equivocado en algo sin ningun problema en admitirlo y cambiar si me demuestran que no estoy en lo correcto, y asi no idealizarme de forma mesianica ante ella.
ser papa no es facil, es un continuo proceso de retroalimentacion en la cual uno encuentra muchos baches en el camino, pero las satisfacciones valen tanto la pena que el recorrido se hace tan sabroso al transitarlo o recordar lo ya vivido.
cambio y fuera...

1 comentarios:

Calíope dijo...

Precisamente quien reconoce sus errores, es quél que más fácil tiene el camino hacia la perfección. No hay una escuela, un libro, ni una opinión acertada que diga cómo ser padre. Es un trabajo divino de tiempo completo, que muy pocos aprovechan, padre no es el que engendra, el padre cría, ama y muchas veces sufre la paternidad, para mí, como dices, quizás no eres perfecto, pero estás muy cerca de lograrlo, y esa labor tuya, es digna de admirarse.

Amigo mío, un abrazo enorme, un beso de corazón a corazón a ti y a esa hermosa princesa que colma tu vida, mil bendiciones para los tuyos, te deseo la mejor de las navidades, y que el año que viene, esté colmado de más regalos benditos.

Tali.

Publicar un comentario

T Facebook Favorites More

 
Powered by Blogger