lunes, 19 de octubre de 2009

Jely y el domingo que parecia no existir

con la inminencia de un viaje de trabajo que a ultima hora se volvio a reprogramar (sin preguntas por favor, no estoy de humor) sin planearlo pase uno de los dias mas ricos que he vivido en los ultimos tiempos de esta vida, todo gracias a Jely quien puntual llego a una cita no planificada y se fue en el ultimo momento posible que tuvimos para compartir.

una de las cosas mas ricas de esta etapa en mi relacion con Jely es la capacidad que tenemos ambos de burlarnos uno del otro sin que ello conlleve una falta de respeto o insultos gratuitos, algo que mi propio padre y yo jamas hemos podido desarrollar aun estando ambos adultos.
primero fue un ya acostumbrado intercambio de ideas por parte de ella y yo, el cual esgrimimos bajo la mas absoluta confidencialidad que nos caracteriza. que mi hija y yo seamos confidentes uno del otro me parece algo que nunca hubiese soñado siquiera que pudiera obtener, teniendo en cuenta casos de terceros donde las relaciones padre-hija simplemente se limitan a ser economicas, si es que estas relaciones existen siquiera.
luego, realizamos el muchas veces esperado y postergado maraton de peliculas que ambos convenimos ver desde hace un tiempo.
primero vimos Twilight (o Crepusculo para los no entendidos) la cual por supuesto habia pospuesto ver un par de veces con tal de verla con ella (ya era hora de que comience a ver peliculas no de niños). me sorprendio ver que tiene mas accion y dinamismo del que al principio pensaba, pero no deja de ser (en mi opinion) una puñalada a la tradicion de lo que debe ser un vampiro, y una excusa visual y sonora para vender mas libros, franelas y similares a una audiencia geek-rosa. solo dire que no me desagrado, pero tampoco la alabare solo por hacerlo.
despues, Coraline, una pelicula mas oscura de lo que pense y que resulto ser un cuento de hadas muy extraño (para bien). con una tecnica de animacion stop-motion muy bien trabajada, resulto ser un entretenimiento digno del momento que pasabamos Jelyta y yo. accion, terror, humor y lecciones se dejaron colar sin que uno opacara al otro.
luego de ambas peliculas otra ronda mas de conversacion y juegos donde seguimos desarrollando la confianza que pedacito a pedacito hemos ido construyendo. luego mientras yo arreglaba el maletin de mi viaje (el cual saque practicamente a pasear), ella actualizaba su facebook y hacia algunas cosas en linea (supervisada por mi ojo avisor claro esta). no fue sino bien avanzada las 10 de la noche que ya su hora de dormir llegaba y con ella la despedida que tanto temi, despedida que fue lo intensa que puede ser una despedida de dos seres que se complementan y no se veran en unos dias, asi senti en el calido abrazo que le di y me dio ella y mientras yo le decia que se portara bien y me llamara y ella que le trajera algo de mi viaje, nos despedimos diciendonos lo mucho que un padre y una hija pueden expresarse que se quieren.
cambio y fuera...

0 comentarios:

Publicar un comentario

T Facebook Favorites More

 
Powered by Blogger