lunes, 13 de junio de 2011

Brujeria en Caracas jun 12 2011: chaborrismo extreme!!

Asistir a un concierto de Brujería hubiese sido para mí la gloria en su más podrida expresión hace unos 15 años atrás (estoy viejo) cuando no paraba de oír el Matando Güeros y sobre todo el Raza Odiada. Hoy en día mucho ha pasado desde entonces y aunque Brujería no sea lo mismo (ni como banda ni para quien esto escribe) no podía faltar a lo que prometía ser uno de los eventos más chaborros a los que pudiera asistir. Y así fue.
Asistí con mi grupo de panas del foro de OidosSucios.com ya que las mamis que tengo por amigos cercanos ni se interesaron por ir aunque sea solo por asistir a un evento rancio como este. Llegue y ya me esperaban con el ambiente rancio a flor de piel: gente bebiendo y fumando literalmente de todo, orinando en la calle, carros con música de Brujería, Slayer, Deicide y un largo etc. a todo volumen, todo un sueño mojado de mis días más comegatunos que hoy en día disfruto de otra forma.
Luego de casi dos horas de cola, por fin pudimos pasar y evidenciar lo que se sabía: el local iba a quedar pequeño. El Moulin Rouge es un local dentro de todo chévere, pero para la cantidad de gente que asistió anoche se quedo en el aparato, literalmente no se podía pasar y con solo alzar el codo ya uno estaba dándole un coñazo a quien tuvieras al lado.
Luego de las dos bandas nacionales teloneras (TOT, arrechísimo, los carajos tocan de pinguisima y su grind-core chaborro hizo que nos estuviésemos orinando de risa todo el setlist; Verminous no fue que no me gustaron porque de hecho sonaban de pinga y se nota que son músicos arrechos, pero luego de la tercera canción se me hicieron ladillas y repetitivos) vino la espera por la banda principal, la cual estuvo acompañada por la prueba de batería del mismísimo Adrian Erlandsson, que aparte de medir como 2 metros y medio con solo sentarse y probar el sonido de la batería hizo que todos los asistentes se nos cayera la mandíbula visualizando lo que venía.
En la parte musical era evidente que estábamos frente a veteranos en la materia y que no eran ningunos pendejos tocando. Adrian Erlandsson hizo que la batería retumbara aún más que los mismos amplificadores, ¡y solo probando sonido! en el concierto se dio con todo hasta el final. Jeff Walker (sombrero vaquero incluido) dio clases de como tocar el bajo y tener actitud a la vez. El carajo que sustituyó a Shane Embury en la guitarra no lo hizo nada mal y respeto su condición de no ser tan conocido haciéndose a un lado cumpliendo cabalmente su trabajo. Los dos vocalistas Juan Brujo y Fantasma demostraron que a pesar de no ser frontmans en toda la expresión del concepto, al menos saben lo que su público quiere y se lo dan con creces, aunque era muy evidente que Juan Brujo no está ya para estos trotes: se bebió unos 15 gatorades (¿y el tequila?), su voz de vaina se oía y no era ni remotamente gutural a la de los discos. Fantasma estuvo un poco mejor desenvuelto y era quien interactuaba más con el público.
Abrieron con “Verga del brujo” en versión instrumental, pero no fue cuando Juan Brujo y Fantasma salieron que la gente literalmente se volvió loca. “Cuiden a los niños” fue la primera con la banda al pleno y donde todo se fue a la mierda.
foto robada de mi pana pacoavena del foro, porque mi flamante Blackberry toma peores fotos que mi antiguo sony ericsson de hace 6 años atras...

Fueron casi 90 minutos de un puñado de clásicos extremos que repasaron los 3 discos de la banda con pocas pero agradables sorpresas. Del “Matando Güeros” tocaron la ya nombrada “Verga del brujo”, “Cristo de la roca” (pegada con “El patrón” del Raza Odiada), "Castigo del brujo" y por supuesto “Matando Güeros” (con la que cerraron el concierto y que incluyo a Juan Brujo empuñando un machete con el que dio unos cuantos carajazos al piso que retumbaron en todo el local). Del Raza Odiada se escucharon “Pito Willson”, “Colas de rata” (donde se armó un pogo brutal en el medio del local llegando los coñazos donde estábamos nosotros al otro extremo) “Echando chingazos”, “La migra” (clásico, con intro actuada de Brujo y Fantasma y todo), “Revolución” (donde una bandera de Venezuela hacia más extraña la actuación), “Leyes narcos” (una de las más coreadas, especialmente por mi), “La ley del plomo” (donde casi se caen las paredes) además de la nombrada “El patrón”. Del Brujerizmo tocaron más, casi todo el disco para ser más exactos, pero destacando por sobre todas una que comenzó con una intro brutal: “esta canción no la tocamos en Cabimas por respeto al gobierno de este país pero aquí si la tocaremos” para sin ningún respiro lanzar un “Anti-castro” que se debió haber oído hasta la misma Cuba y que incluyo un bailecito de merengue de Juan Brujo y Fantasma en la parte "chango" de la canción.
Sería difícil enumerar el literal montón de anécdotas y situaciones bizarras de las que fui testigo esa noche, pero si es de quedarme con una mencionaría a la rubia lesbiana de pelo corto, con la cara llena de piercings que se quedó en sostenes en plena olla lanzando coñazos a todo el que se atravesaba.
Una noche inolvidable por la que hubiese matado hace algunos años pero que igual goce y disfrute reviviendo muchos recuerdos de mi liceo y comienzos de universidad. Si vuelven a venir por seguro no faltare a la cita de LOS NARCOS SATANICOS.

1 comentarios:

the goddamn devil dijo...

jajajajajajajajaja, senda reseña estimado, muy buena
saludos un placer verle por esos lares...

Publicar un comentario

T Facebook Favorites More

 
Powered by Blogger