miércoles, 8 de junio de 2011

The Devin Townsend Project: 4 discos, 4 caras, todo armonia...

Devin Townsend es un loco o un genio, características que están más cercanas de lo que uno suele pensar. A Townsend lo conoci por medio de otra de sus bandas: Straping Young Lad en la cual la locura y el extremismo eran la marca de fábrica de la música que hacía. Pero luego indagando en la discografía del susodicho, encontré con que no solo hacia música extrema sino que también y de vez en cuando se lanzaba destellos melódicos y extremos pero hacia el lado de lo tranquilo.
The Devin Townsend Project es la más reciente locura en forma de banda del ya nombrado Townsend, 4 discos planificados y ya realizados evidencian varias facetas e identidades musicales que él como músico quiso dar a conocer.
Ki es el primero de la tetralogía, un disco intimista y que muestra uno de los lados relajados de la música de Towsend. El solo intro de “A Monday”, con una guitarra limpia y simple nos hace caer en cuenta (sin ninguna sorpresa inesperada) del tono con que vendrá lo que a continuación escucharemos a lo largo de sus 13 tracks. Hay momentos (“Disruptr” o “Gato”) donde pareciera que el Townsend de siempre saldrá y cambiara radicalmente el ritmo de la canción, afortunadamente no es así y nos descubrimos frente a una rara combinación de voces semi-guturales con guitarras limpias, característica que en “Trainfire” es aún más evidente pero combinada con un ritmo new-wave ochentoso que hace que la canción suene como a Billy Idol en (más) acido. En general es un disco muy tranquilo, acústico e intimista que deja en evidencia que no se necesita de gritos y distorsión sin control para generar sorpresa en grado positivo.
Addicted es el segundo (y el mejor y favorito de los 4 para quien esto escribe), el cual aparte de evidenciar la variedad de ritmos dentro de su multifacético estilo, lleva al metal a terrenos poco tocados aunque tampoco desconocidos, haciendo en este disco un metal marchoso, bailable y hasta popero. “Addicted!” (todas las canciones tienen un signo de exclamación en su titulo) comienza con una guitarra muy pesada que se opaca casi por completo por una voz femenina (cortesía de la ex-The Gathering Anneke van Giersbergen), el track tiene un riff poderosísimo que hace que la canción -así no tenga un ritmo muy rápido- termine enganchando con facilidad. “Universe in a ball!” tiene mayor velocidad y mucho del Townsend de siempre, acuñando en ella influencias de otras bandas como Muse y similares. “Bend it like Bender!” repite el esquema de “Addicted!” pero con otro ritmo un poco mas fiestero y donde la voz de la mencionada van Giersbergen cobra mayor protagonismo, dándole el toque necesario para destacar más allá del gusto de oírla solo una vez. “Hyperdrive!” es un cover de otro de los proyectos de Townsend (esta vez de su disco-operatico “Ziltoid The Omniscient”) cantado totalmente por van Giersbergen, con mucha más fuerza y cadencia que el original, dándole un matiz radicalmente diferente a la canción. El disco termina con una “Awake!” que sorprende por su aire alegre y optimista (comienza con unas risas de niños nada diabólicas) y que se mantiene hasta su final, el cual dicho sea de paso deja con muchas ganas de oír más.
Deconstruction (el tercer disco) comienza con dos tracks “Praise the lowered” y “Stand” que sirven como tracks de puente, muy tranquilas y siguiendo un poco la tónica del Ki, pero basta con que nos adentremos mas dentro de la segunda para que esta vaya subiendo su ritmo, señal inequívoca de lo que está por venir. “Juular” nos presenta el lado extremo y sinfónico de este proyecto, combinando de forma sorprendente la cara más pesada de Towsend acompañado de una orquesta sinfónica. “Planet of the apes” no solamente es larga sino que continua con el ritmo de la anterior, solo que del lado más rockero que sinfónico. “Sumeria” combina todo lo anterior mas unos coros apocalípticos que hacen que al menos no pase desapercibida al oírla. “Poltergeist” cierra este disco dejando evidencia de que por más experimentación, Townsend siempre hará lo que siempre ha hecho: música muy pesada y que a la vez suene elaborada y concisa para oídos que no estén acostumbrados a ella.
Ghost cierra (por lo menos que se sepa) el ciclo de Towsend como Devin Towsend Project, haciendo un disco entre lo acústico y lo new-age, incorporando sonidos de flautas, corrientes de agua y otros sonidos de la naturaleza. “Fly” el primer track es la evidencia de lo anterior, presentando un Towsend cómodo en su rol acústico, entonando una canción positiva mientras al fondo flautas y sonidos de olas nos relajan y emocionan a la vez. A veces da la impresión de que estamos oyendo versiones acústicas de las canciones de los anteriores discos, pero basta con prestar un poco mas de atención para evidenciar que dicha premisa es errónea. Canciones como “Feather”, “Ghost” o “Blackberry” llevan una cadencia relajada y alegre a la vez, que marca el tono general del disco.
El futuro de Devin Townsend luego de este proyecto es algo incierto, pero si algo es seguro es que le seguiré la pista a ver con qué cosa nueva nos sorprende y a que nuevos parajes sonoros nos lleva con su música, ya sea la muy lenta o la muy pesada. Veremos.

3 comentarios:

the goddamn devil dijo...

coño chamo yo oi a Devin desde hace unos años y tengo un disco de Strapping por ahi que es un tesoro, y de pana ese tipo es oro puro, saca unas vaina criminales, espero conseguir esos discos, valen la pena...
gracias por el dato men saludos

Anónimo dijo...

3ro ghost ... Cierra Decontruction

Edya dijo...

buen post hermano, no se como pero la mayor parte de su musica me acutiva a mas no poder, aunque los problemas mentales que tenga haga que esa musica esplote dentro de si mismo haga que se convierta en musica, saludos.

Publicar un comentario

T Facebook Favorites More

 
Powered by Blogger