martes, 19 de julio de 2011

Jely: nueva liceista

Cuando hace ya casi 9 años lleve a Jely a su primer día de pre-escolar, poco o nada sabía de cómo sería su vida escolar durante los años siguientes. Es cierto que debido a su inteligencia temprana pude haber hecho alguna que otra predicción pero nada me decía del cómo se iba a comportar en un ambiente que para ella en ese entonces era desconocido: la escuela.
Hoy, casi 9 años después de ese día, no solo se de lo que Jely es capaz y de lo que no académicamente hablando, y me siento orgulloso de decir que no es solo capaz de hacer lo que ella quiera si se lo propone, sino que tanto esfuerzo de su parte y de parte de nosotros toda su familia se ve recompensado en días como hoy y en detalles como sus reconocimientos al mérito académico.
Hoy fue el acto de graduación de sexto grado para ella, el fin de una etapa y el comienzo de otra. No es solo que Jely ya deja de ser una niña para poco a poco convertirse en una adolescente y luego en una mujer, sino (como todos aquellos que pasamos por esa etapa sabemos) el comienzo casi siempre difícil de una nueva forma de recibir educación, dejando atrás todo lo fácil de la primaria y preparándonos de alguna forma para nuevas y más exigentes etapas académicas.
El acto en si no tuvo mayor diferencia de los anteriores, caracterizándose eso si por un fuerte calor que lo hizo un poco más tedioso de lo habitual, mas sin embargo eso no impidió que acudiéramos a dicho acontecimiento sin falta alguna. Al comenzar lo típico: entrega de diplomas y medallas, entrega de reconocimientos y luego una sucesión de actos culturales donde Jely participó activamente en dos de ellos, un baile de tambor que no entendimos bien el porqué de las vestimentas y uno donde su vena histriónica salió a relucir dándole vida a Josefa Camejo en una especie de remembranza de mujeres importantes de la historia patria.
mi muchacha y su pandilla

Luego de allí vinimos a la casa y viendo fotos viejas recordamos lo mucho que ha crecido en estos últimos años, por supuesto chalequeándola y haciéndola sonrojar como nunca. Acto seguido, ella y yo nos fuimos a almorzar a un restaurant de reciente apertura por la casa, donde además de almorzar con un hambre animal (eran casi las 4 pm) nos dedicamos a tener otras de esas adultas, serias y muy trascendentales conversaciones que a veces sostenemos, centrándonos en lo que está por venir en su vida, cerrando así un día casi perfecto de esos que no suceden muy a menudo.
izquierda: su graduacion de kinder, derecha: su graduacion de 6to, 6 años de diferencia...

Confío plenamente en que Jely saldrá airosa de las etapas que vienen (académicamente hablando me refiero aquí) pero también sé que algunas veces deberé estar allí para asistirla o guiarla, y que ella cuenta tanto conmigo como con toda nuestra familia.
Mención aparte se merece mi sobrina Melanie quien aparte de pasar a 1er grado, hizo de su acto de Danza Kuduro algo memorable para quienes la vimos.

3 comentarios:

Carlos GIl dijo...

=)

Anónimo dijo...

ME dacha mucha alegria saber la vida de Jely, aparte que es una niña muy centrada en sus estudios, la verdad es una coincidencia, mi hija tambien se llama Jely, es es muy alegre tiene 7 años academicamente lo va super bien, quiero decir que es una niña inteligiente y respetuosa con todos.

Anónimo dijo...

Felicitaciones y que gusto da encontrar este tipo de blogs !!!

Publicar un comentario

T Facebook Favorites More

 
Powered by Blogger