jueves, 27 de octubre de 2011

Jely: 12 años...

Para ti que estás leyendo esto...
Hace 12 años exactamente nació alguien que vendría a convertirse en la persona más importante en la vida de quien esto escribe, aun cuando en ese momento no tenía ni idea de que eso ocurriría. Ese alguien por supuesto eres tú.
Cuando naciste yo era un literal idiota que solo pensaba para su beneficio. Me cuesta admitirlo pero es así, mi vida comenzaba y terminaba en mí y si bien pude haber tenido cariño y amor verdadero por quienes integran mi familia, este no se compara a la vorágine que vendría un tiempo después con tu inesperada llegada a mi vida.
Hubo razones de peso para que yo estuviera literalmente ausente de tus primeros meses de vida, donde seguía siendo un ser vacío sin ninguna razón de vida más allá de pasarla bien por ratos. Jamás imagine -y esto lo recalco con creces- pensé ni sentí que un cambio tan trascendental tendría lugar en mi vida después de conocerte.
Nunca he creído en el destino, me cuesta pensar en que todos los acontecimientos que vivimos están ya escritos y que solo estemos jugando papeles y roles de una gran charada que algunos pudieran llamar vida y que de ser así solo sería una pantomima sin sentido. Pero más allá de lo que piense al respecto tiene que existir una explicación que apruebe y refute toda ecuación en ese sentido, algo que revele el porque todo se prestó para que las cosas sucedieran de un modo que esa niña que nació hace exactamente 12 años me cambiara la vida.
Es absurdo pensar que tu siendo tan pequeña tuvieses alguna idea de que pensar o que sentir hacia conmigo, pero me cuesta razonar de que las cosas simplemente sucedieron de un modo casual solo por pensar de forma lógica. A veces solo pienso que de algún modo tú estando tan pequeña simplemente me elegiste y que luego de eso todo viniera solo, como predestinado a que sucediera.
Durante estos 12 años la experiencia de ser tu padre me ha llenado de tanto que no podría reconocer al ser que era antes de ti. No solo has sido para mí motivo de todo tipo de experiencias tanto buenas como malas, tanto fáciles como difíciles. Ha sido mucho lo que tú y yo hemos recorrido que no me imagino como sería mi vida de no existir tu presencia física y etérea en mi vida.
Y ahora, 12 años luego de tu nacimiento eres literalmente una persona hecha y derecha. Sé que tal vez le falta mucho aun para considerarte una mujer plena, pero si cualquier persona viera nuestras conversaciones, si realmente palpara cuanto estamos pendientes uno del otro en todo sentido, si evidenciara el amor mutuo de padre e hija que nos manifestamos en cada abrazo, en cada beso, en cada palabra de amor y cariño que nos profesamos a diario, cualquiera se daría cuenta de que más allá de lo que pudiera ser motivo de cuestionamiento en lo que a nuestro vinculo se refiere, nadie puede dudar de que yo soy tu padre ni de que tú eres mi hija.
Y es que a estas alturas eres la persona que más y mejor me conoce, sabes consolarme cuando estoy triste o acongojado, sabes seguirme mis chistes y bromas cuando estamos juntos, sabes cómo calmarme cuando estoy enojado y sobre todo, sabes quererme más allá de las simples palabras.
Ha sido mucho el orgullo que me ha dado ser tu padre en estos 12 años que llevo contigo y con esto no quiero sonar como el típico padre que habla bien de su hija solo por hablar. No es solo que tengas una inteligencia más alta de la habitual, sino que tu capacidad de aprender no se limita a lo que ve en su escuela sino que va por encima de eso y siempre estas dispuesta a ver las cosas por encima de lo perceptible.
Ahorita a tus 12 años es mucho lo que está comenzando, pero estoy seguro de que todo aquello que sembré en tu ser y todo aquello que tú misma recogiste solita no solo de mi sino de toda la gente que te ha rodeado estos años, será la amalgama de una fuerte unión que no podría ser separada por nada ni nadie. Es difícil saber que sucederá contigo y conmigo de aquí en adelante, pero confío plenamente en que sabrás aprender de sus errores porque ya a estas alturas lo has hecho ya varias veces.
El amor que por ti siento va mucho más lejos de lo que las palabras puedan expresar. Me cambiaste para bien y eso fue solo el comienzo de todo este indescriptible viaje que ha sido ser tu padre. Jamás, ni siquiera viviendo el restos de las vidas que me quedan, podre pagarte la mitad de lo que tu solita has hecho por mí.
No me queda más nada que escribirte por ahora, ya que más allá de eso espero fundirme en un abrazo que ojala pudiera durar los 12 años que apenas estas llevando. Nunca dejes de contar conmigo de la forma que sea, siempre encontrare la manera de apoyarte aun cuando no pueda estar de acuerdo siempre contigo; tampoco dejes de crecer conmigo puesto que hemos literalmente pasado de la infancia a la adultez de la mano, sé que aún me queda mucho por aprender y que mejor persona para hacerlo que contigo hija mía; pero por sobre todo jamás dejes ni siquiera por un instante, ni en la peor de las circunstancias, ni en el más grave de los escenarios, jamás, jamás, jamás dudes de que tu padre te adora, te apoya, está orgulloso de ti y te quiere y ama por sobre todas las cosas.
Con amor en tu cumpleaños, tu viejo (no tan viejo)
Pd1: te compre de regalo lo que me pediste: una plancha para alisar el cabello. Si eso me pediste este año no quiero ni imaginar que pedirás el año próximo. Tratare de estar preparado.
Pd2: ¡Te amo hija bella! ¡Feliz cumpleaños!

domingo, 23 de octubre de 2011

Las manos atadas (reflexión solitaria 2)

Muchas veces lamentamos profundamente las acciones que realizamos, pero a veces lamentamos mucho más aquellas que por diversos motivos dejamos de realizar. Es una constante vorágine el reflexionar sobre las consecuencias de aquello que hacemos o decimos y el cómo repercute sobre la vida diaria.
La mayoría de las veces ni siquiera las mejores intenciones son evidencia clara de que no solo queremos hacer lo mejor posible en cualquier caso, sino que aquello que queremos lograr esta más allá del alcance que pudimos haber pensado en un determinado momento.
Reflexiones como esta vienen a mí en momentos cuando por culpa de malos entendidos y de acontecimientos que debieron haber sucedido de otra manera, me encuentro en una encrucijada de pensamientos acerca de lo que es mi vida en estos días.
Más allá de lo que pude hacer o decir está el hecho de que haber obrado de una forma que en ese momento me pareció correcta no solo fue crucial para que todo resultara de un modo que a mí en particular me frustra, no solo por el hecho de que el desconocimiento de los procedimientos elementales pero muy individuales de cómo reaccionar ante x caso jugaron en mi contra, sino por la resistencia a creer en mi palabra, aun con pruebas en la mano.
No es la primera vez que algo así me sucede y muy seguramente no será la última, pero al menos tenía la esperanza de que esta vez las cosas fuesen al menos algo diferentes a las ya vividas.
La vida continua, y de reflexiones como esta están hechas las mejores lecciones.

Rise of the Planet of the Apes: recuperando la dignidad a una saga que cierto director casi arruina hace 10 años

Cuando supe que la Fox haría un remake de “Conquest of the Planet of the Apes” fui de los primeros que pego un grito en el cielo, no solo por ser fan acérrimo de la saga simia, sino porque los antecedentes de remakes nos han dicho que el 95% de ellos terminan siendo malas películas por sí mismas, aparte de arruinar el legado de las originales a las cuales se supone que homenajean.
Con esto en mente mi nivel de expectativa con esta película iba de la nada al muy poco en el mejor de los casos. No fue sino cuando comenzaron a salir los trailers de la misma cuando vi que al menos en lo dramático iban a darle un enfoque que merecía al menos un visionado. El caso es que llego su estreno y con él un muy inesperado éxito de crítica y taquilla, lo cual aumento mis expectativas a niveles astronómicos.
Luego de varios intentos fallidos por verla (rollos personales, mucho trabajo, la peste bestial que me dio, etc.) por fin pude sentarme y visualizar lo que en mi opinión es la mejor película de este verano y sin duda alguna una de las mejores del año.
COMIENZAN LOS SPOILERS
Rise of the Planet of the Apes no solo toma los elementos positivos que convirtieron a Planet of the Apes en una saga entera, sino que los adapta al ritmo cinematográfico moderno. El temor que tenia de que la cuestión se convirtiera en un “Michael Bay hace una de los simios” quedo en el olvido apenas la película toma cuerpo y se desarrolla, ya que estamos en presencia de una película irónicamente más humana de lo que en apariencia pudiera verse.
"...si Cesar, ese monton de estiercol que ves alli es lo que quedo de cuando fui conductor de los Oscar..."

Aquí la historia (a diferencia de la original) nos presenta a Cesar como un simio nacido en cautiverio, cuyas características especiales (inteligencia, raciocinio, etc.) vienen dadas por un medicamento en pruebas cuyo objetivo es el de curar el mal de alzhéimer. Este medicamento es desarrollado por el Dr. Will Rodman (interpretado por James Franco) quien se lo suministra a la madre de Cesar, transmitiéndoselo esta por cuestiones genéticas (algo que de verdad no me cuadro del todo científicamente hablando). Debido al desastre que causo la madre de Cesar al tratar de protegerlo, Rodman decide encargarse de Cesar el mismo para evitar su sacrificio, y así a la vez seguir estudiando las reacciones del medicamento tanto en Cesar como en el padre de Rodman (quien sufre de alzhéimer y que también se convierte en su “conejillo de indias”). Cesar crece y con él sus habilidades e inteligencia, logrando no solo congeniar en la casa de Rodman como uno de la familia, sino llegando incluso a defenderlos en momentos cumbres, claro está a su manera. Debido a esto, es separado de Rodman y su familia y confinado a un refugio con otros simios de diferentes especies, lo cual es crucial para su conversión y posterior levantamiento como líder de su nueva raza.
Creo que mis únicas críticas negativas vendrían dadas por algunos aspectos del guion que no terminaron de cuadrarme (la ya mencionada y forzosa condición de Cesar transmitida por su madre es una), aparte de que a pesar del muy cuidado y visualmente impactante trabajo con los efectos especiales, hay veces en que estos salen demasiado a relucir. Por lo demás estamos frente a una película redonda, muy bien hecha y que deja claro que más que entretener de forma automática, su intención va mas allá y nos ofrece un sinfín de interpretaciones a su temática que irían lejos del ciencia-mala o humanos-malos. La transformación de Cesar de un solitario ser cuya existencia en el mundo es cuestionada por muchos, al líder de una nueva especie en camino a convertirse en dominantes del planeta; no es forzada y está muy cuidada.
 todo el peo del tren de Charallave ha traido unas reacciones inesperadas en la poblacion tuyera

Las actuaciones son dentro de todo correctas sin exigirles más de lo que se les pide. James Franco luce creíble en su papel de científico que solo quiere hacer el bien con su trabajo, pero sus propios cuestionamientos si lucen forzados y con poca credibilidad. Freida Pinto (la chama de Slumdog Millionaire) hace de Caroline Aranha, una veterinario que se involucra sentimentalmente con Rodman y quien se convierte en el germen para que la conciencia de Rodman se active y vea las consecuencias de su trabajo. John Lithgow es aquí el padre de Rodman, afectado por el alzhéimer, poco a poco va recuperando su nivel físico e intelectual gracias al trabajo que su hijo realiza en él, y que a los ojos de Cesar es casi que un mentor. Pero ningún personaje o actor humano (solo Lithgow es capaz de llegarle cerca) supera a Cesar, el chimpancé protagonista absoluto de la historia, interpretado por Andy Serkis (Gollum en la saga de Lord of the Rings) quien no solo le da a Cesar un sentido humano para un personaje que no debería tener ni una pizca de el, sino que además sus gestos, maneras y modos de expresarse lucen tan reales que prácticamente nos da la sensación de que realmente estamos en presencia de un chimpancé real, una actuación que merece todos los elogios del mundo tanto para el como para el equipo que estuvo tras los efectos de este personaje.
Los homenajes hacia la saga clásica están más que presentes en pequeñas y grandes dosis, ya sea en forma de diálogos, nombres de los personajes y aspectos de la trama que tratan de ligarla con la saga original, pero no me cabe duda que el mejor de todos es aquel donde un personaje humano le lanza el ya clásico “Take your stinking paws off me you damn dirty ape!” para encontrarse con una respuesta de parte de Cesar que particularmente no me esperaba en ese momento y que constituye una de las mejores partes de la película (sino la mejor).
FIN SPOILERS
Excelente película que hace que muchas bocas callen ante las expectativas que se tenían de ella (incluyéndome). Recomendada no solo para fanáticos de la ciencia ficción o de la saga de los simios, sino para cualquiera que desee ver una buena película.

viernes, 21 de octubre de 2011

Octubre Bloody Octubre

Aunque aún no se acaba octubre y ya prácticamente este saliendo de varios asuntos en ese tema, retrocediendo en el tiempo me encuentro con que octubre siempre ha sido un mes crucial en lo que a trabajo se refiere. El año pasado para esta fecha me encontraba en pleno torbellino de cambio de imagen de la empresa para la que laboro, el antepasado lidiaba entre mi labor de programación y las labores de venta y mercadeo que realizaba en ese entonces donde trabajaba, y así durante años anteriores puedo encontrar vivencias del más puro y rancio stress en el mes que decidimos llamar octubre aun cuando es el décimo del calendario.
Mucha gente me ha preguntado el cómo logro congeniar varios factores que a leguas pudieran ser bastante perjudiciales si se juntaran en un coctel. No solo tengo mi trabajo diario de 8 a 5, sino que aparte de eso tengo mis trabajos por fuera a los cuales les dedico horas de análisis y ejecución, aparte de las típicas labores de negociación y presentación en cuyos casos se requiera, aparte de eso están los típicos rollos de alguien que vive en este país con los gastos que ello acarrea, aparte de que vivo lejos de mi trabajo y sumando todo eso está Jely, parte importantísima de mi día a día y con la que por supuesto ya no tengo que lidiar tanto por estar ya grande, crecida y madura.
No con esto quiero decir que soy Superman o algo parecido, pero si dejar claro que al menos este mes no he sido la persona con más tiempo libre en el mundo. Mi renuencia a entregar malos trabajos es algo con lo que a veces llego hasta a pelear pensando más en hacer las cosas de un modo correcto técnica y estéticamente hablando.
Lo cierto del caso es que ya octubre casi termina, mis labores casi están completadas y con ello la satisfacción de no solo haber cumplido en tiempos establecidos, con la mejor calidad posible, y teniendo como resultado varios trabajos de los cuales sentirme orgulloso de su ejecución.

lunes, 3 de octubre de 2011

7mo grado

Recuerdo muy bien mi primer día de bachillerato, era principios de octubre y a mis tiernos 11 años me entusiasmaba y aterraba el hecho de ser ya liceísta. Recuerdo que mi padre nos llevó a mí y a un chamo que vivía en el edificio al liceo en su carro (siempre he estudiado o trabajado lejos de casa) y mientras esperábamos la hora de entrar, Jorge (el nombre de ese pana en cuestión) me hizo una confesión que aparte de sonsa me sirvió para iniciar lo que ha sido una larga carrera como creador de sobrenombres épicos hasta el día de hoy. Así el susodicho personaje me dijo en forma muy seria y tajante “chamo, ya verás que de aquí a que termine diciembre, seré el más popular del liceo” lo cual me la puso bombita para ponerle el sobrenombre que llevaría hasta que se retiró en 9no: POPULAR, lo cual por supuesto no era ni remotamente su idea de ser popular entre la gente.
Jely asistió hoy a su primer día de bachillerato. Por razones de trabajo (había faltado el viernes por motivos de salud y la falla del tren) y de horario (su primera clase era a las 11 am) no pude llevarla como la he llevado en sus primeros días de clases desde kínder, lo cual aunque fuese comprensible, igual me pego un poco romper con esa tradición que ya habíamos establecido ella y yo. Aun así le pedí que se tomara una foto con su nuevo uniforme para engalanar este post.
Que Jely esté en el liceo significa que poco o mucho han cambiado entre nosotros. Poco porque sigo teniendo un fuerte orgullo hacia ella y así se lo hice ver en unas palabras que le dedique en privado la noche anterior “que nadie dude ni te haga dudar de que la única persona que hizo que estuvieses en séptimo grado eres tú misma, nosotros te hemos ayudado pero nada hubiese pasado sin tu esfuerzo, tu dedicación, tu inteligencia y tus ganas de salir adelante”. Mucho porque Jely ya es toda una jovencita y comienza a experimentar las mieles y los sinsabores de la adolescencia, esa que amamos y odiamos a la vez.
Confío en que mi muchacha saldrá airosa de esta etapa, pero también confío en que cuando necesite de la ayuda de nosotros quienes la amamos, acudirá no solo por ser los primeros disponibles, sino porque la confianza entre nosotros todos es sobre muchas cosas, casi indestructible.

T Facebook Favorites More

 
Powered by Blogger