lunes, 3 de octubre de 2011

7mo grado

Recuerdo muy bien mi primer día de bachillerato, era principios de octubre y a mis tiernos 11 años me entusiasmaba y aterraba el hecho de ser ya liceísta. Recuerdo que mi padre nos llevó a mí y a un chamo que vivía en el edificio al liceo en su carro (siempre he estudiado o trabajado lejos de casa) y mientras esperábamos la hora de entrar, Jorge (el nombre de ese pana en cuestión) me hizo una confesión que aparte de sonsa me sirvió para iniciar lo que ha sido una larga carrera como creador de sobrenombres épicos hasta el día de hoy. Así el susodicho personaje me dijo en forma muy seria y tajante “chamo, ya verás que de aquí a que termine diciembre, seré el más popular del liceo” lo cual me la puso bombita para ponerle el sobrenombre que llevaría hasta que se retiró en 9no: POPULAR, lo cual por supuesto no era ni remotamente su idea de ser popular entre la gente.
Jely asistió hoy a su primer día de bachillerato. Por razones de trabajo (había faltado el viernes por motivos de salud y la falla del tren) y de horario (su primera clase era a las 11 am) no pude llevarla como la he llevado en sus primeros días de clases desde kínder, lo cual aunque fuese comprensible, igual me pego un poco romper con esa tradición que ya habíamos establecido ella y yo. Aun así le pedí que se tomara una foto con su nuevo uniforme para engalanar este post.
Que Jely esté en el liceo significa que poco o mucho han cambiado entre nosotros. Poco porque sigo teniendo un fuerte orgullo hacia ella y así se lo hice ver en unas palabras que le dedique en privado la noche anterior “que nadie dude ni te haga dudar de que la única persona que hizo que estuvieses en séptimo grado eres tú misma, nosotros te hemos ayudado pero nada hubiese pasado sin tu esfuerzo, tu dedicación, tu inteligencia y tus ganas de salir adelante”. Mucho porque Jely ya es toda una jovencita y comienza a experimentar las mieles y los sinsabores de la adolescencia, esa que amamos y odiamos a la vez.
Confío en que mi muchacha saldrá airosa de esta etapa, pero también confío en que cuando necesite de la ayuda de nosotros quienes la amamos, acudirá no solo por ser los primeros disponibles, sino porque la confianza entre nosotros todos es sobre muchas cosas, casi indestructible.

0 comentarios:

Publicar un comentario

T Facebook Favorites More

 
Powered by Blogger