jueves, 27 de octubre de 2011

Jely: 12 años...

Para ti que estás leyendo esto...
Hace 12 años exactamente nació alguien que vendría a convertirse en la persona más importante en la vida de quien esto escribe, aun cuando en ese momento no tenía ni idea de que eso ocurriría. Ese alguien por supuesto eres tú.
Cuando naciste yo era un literal idiota que solo pensaba para su beneficio. Me cuesta admitirlo pero es así, mi vida comenzaba y terminaba en mí y si bien pude haber tenido cariño y amor verdadero por quienes integran mi familia, este no se compara a la vorágine que vendría un tiempo después con tu inesperada llegada a mi vida.
Hubo razones de peso para que yo estuviera literalmente ausente de tus primeros meses de vida, donde seguía siendo un ser vacío sin ninguna razón de vida más allá de pasarla bien por ratos. Jamás imagine -y esto lo recalco con creces- pensé ni sentí que un cambio tan trascendental tendría lugar en mi vida después de conocerte.
Nunca he creído en el destino, me cuesta pensar en que todos los acontecimientos que vivimos están ya escritos y que solo estemos jugando papeles y roles de una gran charada que algunos pudieran llamar vida y que de ser así solo sería una pantomima sin sentido. Pero más allá de lo que piense al respecto tiene que existir una explicación que apruebe y refute toda ecuación en ese sentido, algo que revele el porque todo se prestó para que las cosas sucedieran de un modo que esa niña que nació hace exactamente 12 años me cambiara la vida.
Es absurdo pensar que tu siendo tan pequeña tuvieses alguna idea de que pensar o que sentir hacia conmigo, pero me cuesta razonar de que las cosas simplemente sucedieron de un modo casual solo por pensar de forma lógica. A veces solo pienso que de algún modo tú estando tan pequeña simplemente me elegiste y que luego de eso todo viniera solo, como predestinado a que sucediera.
Durante estos 12 años la experiencia de ser tu padre me ha llenado de tanto que no podría reconocer al ser que era antes de ti. No solo has sido para mí motivo de todo tipo de experiencias tanto buenas como malas, tanto fáciles como difíciles. Ha sido mucho lo que tú y yo hemos recorrido que no me imagino como sería mi vida de no existir tu presencia física y etérea en mi vida.
Y ahora, 12 años luego de tu nacimiento eres literalmente una persona hecha y derecha. Sé que tal vez le falta mucho aun para considerarte una mujer plena, pero si cualquier persona viera nuestras conversaciones, si realmente palpara cuanto estamos pendientes uno del otro en todo sentido, si evidenciara el amor mutuo de padre e hija que nos manifestamos en cada abrazo, en cada beso, en cada palabra de amor y cariño que nos profesamos a diario, cualquiera se daría cuenta de que más allá de lo que pudiera ser motivo de cuestionamiento en lo que a nuestro vinculo se refiere, nadie puede dudar de que yo soy tu padre ni de que tú eres mi hija.
Y es que a estas alturas eres la persona que más y mejor me conoce, sabes consolarme cuando estoy triste o acongojado, sabes seguirme mis chistes y bromas cuando estamos juntos, sabes cómo calmarme cuando estoy enojado y sobre todo, sabes quererme más allá de las simples palabras.
Ha sido mucho el orgullo que me ha dado ser tu padre en estos 12 años que llevo contigo y con esto no quiero sonar como el típico padre que habla bien de su hija solo por hablar. No es solo que tengas una inteligencia más alta de la habitual, sino que tu capacidad de aprender no se limita a lo que ve en su escuela sino que va por encima de eso y siempre estas dispuesta a ver las cosas por encima de lo perceptible.
Ahorita a tus 12 años es mucho lo que está comenzando, pero estoy seguro de que todo aquello que sembré en tu ser y todo aquello que tú misma recogiste solita no solo de mi sino de toda la gente que te ha rodeado estos años, será la amalgama de una fuerte unión que no podría ser separada por nada ni nadie. Es difícil saber que sucederá contigo y conmigo de aquí en adelante, pero confío plenamente en que sabrás aprender de sus errores porque ya a estas alturas lo has hecho ya varias veces.
El amor que por ti siento va mucho más lejos de lo que las palabras puedan expresar. Me cambiaste para bien y eso fue solo el comienzo de todo este indescriptible viaje que ha sido ser tu padre. Jamás, ni siquiera viviendo el restos de las vidas que me quedan, podre pagarte la mitad de lo que tu solita has hecho por mí.
No me queda más nada que escribirte por ahora, ya que más allá de eso espero fundirme en un abrazo que ojala pudiera durar los 12 años que apenas estas llevando. Nunca dejes de contar conmigo de la forma que sea, siempre encontrare la manera de apoyarte aun cuando no pueda estar de acuerdo siempre contigo; tampoco dejes de crecer conmigo puesto que hemos literalmente pasado de la infancia a la adultez de la mano, sé que aún me queda mucho por aprender y que mejor persona para hacerlo que contigo hija mía; pero por sobre todo jamás dejes ni siquiera por un instante, ni en la peor de las circunstancias, ni en el más grave de los escenarios, jamás, jamás, jamás dudes de que tu padre te adora, te apoya, está orgulloso de ti y te quiere y ama por sobre todas las cosas.
Con amor en tu cumpleaños, tu viejo (no tan viejo)
Pd1: te compre de regalo lo que me pediste: una plancha para alisar el cabello. Si eso me pediste este año no quiero ni imaginar que pedirás el año próximo. Tratare de estar preparado.
Pd2: ¡Te amo hija bella! ¡Feliz cumpleaños!

5 comentarios:

Gabriela dijo...

Feliz Cumpleaños y un abrazo a la MissV 2017!

Andrea dijo...

Feliz cumple Jely!! Que este nuevo año te traiga muchas cosas lindas, y que esa relación tan linda con tu Señor padre perdure por siempre y continúe mejorando con el tiempo! Un abrazote!!!

Jesymar Arroyo dijo...

Creo que han sido pocas las veces que he oido hablar así a un padre, estoy super orgullosa de ti y de ella que es un niña bella y super simpática, le deseo lo mejor en su día y en su vida... Carlos nunk cambies con ella xq ese amor de padre e hija es y siempre será único y verdadero.

@veryvery1 dijo...

Qué belleza de escrito, de verdad conmueve e impresiona muchísimo ver cómo expresas el profundo cariño que sientes hacia tu hija. Se ve que tienen una compenetración única, muy profunda y genuina. No es común verlo, y menos en padres que son jóvenes. Me alegra que, como bien lo dices, hayas cambiado para mejor y aprendido a valorar lo que realmente es importante en la vida. Ella seguro está y estará orgullosísima de su padre por siempre, por todo el cariño, respeto, confianza y las enseñanzas que le has dado. Seguro será una mujer de bien y tú estás experimentando parte de ello :) Saludos!

Erika dijo...

Jely disfruta este nuevo año de vida, de esta bonita etapa llena de experiencias únicas, de muestras tan especiales como esta que forman parte del bonito compartir que tienes con tu padre que te ama y se siente muy orgulloso de tenerte como hija.

Publicar un comentario

T Facebook Favorites More

 
Powered by Blogger