Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de noviembre, 2011

El arrepentimiento como arma de sabiduria (The Big Come Down 2)

La gran mayoría de las personas siempre afirman no arrepentirse de nada de lo que han hecho en su vida. En una actitud algo prepotente y con una falta casi total de humildad, los que afirman eso siempre suelen decir que todo lo que han hecho lo han hecho en plena convicción, mas allá de errar o no en dichas acciones.
A diferencia de ese grupo de personas, yo sí creo en el arrepentimiento. Pero que nadie mal interprete mis palabras, no creo en un arrepentimiento que conlleve una especie de estado penitente donde por errar en algo caemos en un estado de perenne castigo contra nosotros mismos, pensando casi en su totalidad en lo malo que hicimos y pagando de forma exagerada un purgatorio que tal vez no merezca tanto.
Creo en el arrepentimiento, pero en el arrepentimiento sincero y que nos permite avanzar, reconociendo que erramos y que en algo debemos corregir si es que queremos evitar cometer el mismo error. Como escribí una vez“tengo la convicción de que de malas elecciones están hech…

“…Y a los dos meses, el tren de los Valles del Tuy resucito de entre los muertos…”

Ayer 28 de Noviembre de 2011 tuve el placer de regresar a mi casa nuevamente en un tren hasta la estación Cua del tren de los Valles del Tuy. Mucha gente quedara sorprendida de leer esto, porque desde la primera semana desde el choque que literalmente paralizo dicho medio de transporte la gente del IFE anuncio (sin mentira) que el servicio había sido restablecido, de forma limitada pero restablecido al fin. Debo reconocer (antes de escribir las varias críticas que tengo de este periodo de contingencia) que los trabajadores del IFE y el metro de Caracas habilitados en estos dos meses, hicieron un gran esfuerzo y ese esfuerzo se los agradecemos todos los que a diario usamos el ferrocarril, solo que para quien esto escribe todo plan de contingencia que a bien tuvieron quedo pequeño para la crisis que supuso todo esto. Durante estos dos meses, para ir a Caracas en las mañanas use mayormente la estación Charallave Sur porque se me hacía más fácil de llegar (vivo en una urbanización entre…

“¡Que viva el coleo!” vs “¡Salvemos a los mapaches del asesino Mario!”

Hoy en la mañana mientras hacia la fila para ingresar a la estación del tren, vi a una señora con un niño de no más de 5 años que vestía una gorra cuyo slogan “¡Que viva el coleo!” la hacía por lo menos algo digno de revisar unos segundos. Ver ese mensaje me recordó la existencia de tan nefasto “Deporte”, y coloco dicha palabra entre comillas porque en particular para quien esto escribe, el coleo o los toros coleados no es mas que un ritual barbárico cuya práctica nos convierte en meros salvajes sádicos, gozando con el sufrimiento de un pobre animal que no tiene la culpa de nacer en la forma de un animal de ganado.
Si bien mis convicciones acerca del coleo son firmes y creo que nada me haría cambiar al respecto, acepto que existan personas que le vean alguna clase de valor a dicha actividad. De hecho, en mi viaje a Choroni en agosto, Jely y yo conocimos a una familia de Barinas cuya actividad recreativa principal era el coleo. Me puse a conversar al respecto con una de las chamas con…

Carlos Zombie vs el evangélico intransigente

Hace mucho tiempo que deje de ser un ateo en toda la expresión de la palabra, me di cuenta que si bien no comulgo (ni comulgare) con los credos y dogmas de las religiones establecidas, tampoco puedo decir que estoy completamente seguro de la no existencia de un ser superior, quedando esto en una especie de limbo respetuoso que hasta los momentos no he visto en la necesidad de cambiar.
El pasado viernes 4 de noviembre, tome el tren a los valles del Tuy como normalmente lo hago en horas de la tarde para regresar a casa. Venia viendo en mi iPod un episodio de Caprica (serie que amo y que ojala no hubiesen cancelado) y todo transcurría con completa normalidad hasta que a pocos minutos de arrancar el tren un señor de mediana edad que estaba sentado frente a mí se levanta y se pone a dar un discurso acerca de Dios, Jesucristo y la Biblia, de su vida anterior como delincuente y drogadicto, etc. Yo la verdad es que no estaba ni pendiente de oír lo que decía, por lo que luego de mirarlo y sabe…

Noticias escuálidas vs noticias chavistas, ¿a quién creerle?

Para nadie es un secreto que vivimos en Venezuela tiempos de intolerancia política. El que ambos bandos se comporten como si de una guerra mundial se tratara hace que muchos de nosotros, que no nos identificamos con los extremos de ambos grupos tengamos una actitud de recelo frente a lo que dicen en casi cualquier ámbito.
La guerra comunicacional entre sectores afectos al gobierno y contrarios a él ha hecho que esa política de recelo se acrecenté, teniendo como consecuencia el que los afectos de uno de esos bandos no crea en las informaciones de los medios contrarios a su ideología.
Suele decirse que la verdad nunca es en blanco o negro, y en Venezuela podemos fácilmente evidenciar ese enunciado. Así podemos leer prácticamente dos países si de medios se trata: en los medios oficiales nos presentan un país hermoso y pujante, donde el gobierno hace lo posible por brindar el mayor bienestar posible a todos y que por culpa de la oposición derechista y de los gobiernos imperialistas ese bi…