sábado, 5 de noviembre de 2011

Noticias escuálidas vs noticias chavistas, ¿a quién creerle?

Para nadie es un secreto que vivimos en Venezuela tiempos de intolerancia política. El que ambos bandos se comporten como si de una guerra mundial se tratara hace que muchos de nosotros, que no nos identificamos con los extremos de ambos grupos tengamos una actitud de recelo frente a lo que dicen en casi cualquier ámbito.
La guerra comunicacional entre sectores afectos al gobierno y contrarios a él ha hecho que esa política de recelo se acrecenté, teniendo como consecuencia el que los afectos de uno de esos bandos no crea en las informaciones de los medios contrarios a su ideología.
Suele decirse que la verdad nunca es en blanco o negro, y en Venezuela podemos fácilmente evidenciar ese enunciado. Así podemos leer prácticamente dos países si de medios se trata: en los medios oficiales nos presentan un país hermoso y pujante, donde el gobierno hace lo posible por brindar el mayor bienestar posible a todos y que por culpa de la oposición derechista y de los gobiernos imperialistas ese bienestar no se ha podido concretar completamente. Por el contrario, en los medios opositores encontramos un país de gente que quiere salir adelante pero que por culpa de un gobierno más pendiente de perpetuarse en el poder que del propio bienestar de la gente, de una burocracia cada vez más gigante e ineficiente; esto simplemente no sucede y vemos cómo vamos de mal en peor.
Particularmente quien escribe esto no está de acuerdo con ninguno de estos extremos, pero si debo decir que la segunda opción se acerca mucho más a la visión que tengo de Venezuela en estos momentos.
La cosa está en que cada noticia que sucede en el país tiene ahora dos versiones: la del gobierno y la de la oposición. De mi experiencia propia sé que la verdad nunca está completamente en ninguno de estos medios, pero también sé que los medios del gobierno han tenido una actitud más descarada a la hora de presentar o no una información.
Esto se evidencia no leyendo periódicos ni viendo VTV sino en la calle. Da algo de rabia leer en medios oficiales reseñas de la eficiencia de ciertos servicios (el metro de caracas o el servicio eléctrico nacional por ejemplo) para uno mismo evidenciar que no solo es mentira lo que aparece allí, sino que además de eso desmienten de una manera grosera y sin ningún tacto a quienes osan contradecir dichas informaciones.
Ejemplos de lo que digo existen y seguirán existiendo mientras esta absurda pelea comunicacional siga su curso. Pero no todas las críticas se las llevaran los medios oficialistas, los medios privados también tienden muchas veces a transgiversar informaciones en pos de que el gobierno quede mal parado, solo que en porcentaje el número de informaciones ciertas de parte del gobierno siempre es mucho menor al de los medios privados, triste pero cierto.
Yo por mi parte seguiré creyendo más en lo que vea, lo que pueda recabar de otras personas cuya opinión cuente para mí (no importando de que tendencia política sean) que en lo que diga Globovisión o VTV, dos medios de comunicación representantes de un fanatismo exacerbado que no está dejando nada bueno al país.
(la foto la encontre  en un blog venezolano, quien quiera que sea el autor de ese grafiti, felicitaciones!)

1 comentarios:

Anónimo dijo...

En el último párrafo, en la frase "Pero no todas las críticas se las llevaran los medios oficialistas, los medios privados también tienden muchas veces a TRANSGIVERSAR", no existe esa palabra, el término correcto es tergiversar; por lo demás estoy de acuerdo contigo, estudio Comunicación Social y siempre salen conversaciones en las clases sobre el tema, no me voy por ningún bando, pienso que debe haber otra manera de hacer periodismo, que no sea una tan permisiva y alcahueta (por así decirlo) con el presidente como la de VTV, ni una tan mentirosa y descarada como Globovisión, y sí el graffiti es muy acertado.

Publicar un comentario

T Facebook Favorites More

 
Powered by Blogger