Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de enero, 2012

The Girl with the Dragon Tattoo: el David Fincher más frio y rancio…

Soy un fan de David Fincher, lo confieso. Es uno de mis directores favoritos de siempre y en mi opinión una película mala de Fincher es mejor que muchas de las películas que en ese momento estén saliendo. Todo esto lo digo porque fui a ver The Girl with the Dragon Tattoo con las más bajas expectativas que podría tener ante un trabajo de este genio (realmente fue en una proporción de 50/50 al lado de las criticas buenas) y salí del cine no solo contento sino satisfecho de haber visto una película redonda.
Debo aclarar antes de reseñar The Girl with the Dragon Tattoo que no he leído los libros de la ahora famosa trilogía Millennium ni tampoco he visto las películas originales (a pesar de que ambas cosas me han sido recomendadas infinidad de veces por mucha gente), ya que quise sumergirme en la historia con la menor cantidad de conocimiento acerca de la trama y a pesar de que lo único que leí fueron las reseñas que fueron saliendo a lo largo del tiempo, igual no quise saber demasiado y l…

Jely: el dilema del ser padre frente al dilema del ser hijo

En estos momentos no existe un enemigo más acérrimo en la relación con mi hija que su desorden y descuido hacia varios temas. Tal vez solo sea un choque generacional, tal vez sea una colisión entre su desidia y mi atención a los detalles, tal vez sean varias cosas o una sola a la vez, lo cierto es que ese ítem en particular se ha convertido en los últimos tiempos en el detonante perfecto para unas peleas épicas que dejan al Mortal Kombat como un picnic de domingo.
Enfrentamientos de esa índole no son algo completamente ajeno a lo que he vivido; con mi padre los tuve, los tengo y muy seguramente los seguiré teniendo a lo largo de lo que quede en vida en común entre ambos. Solo que ahora me toca ver esas diferencias desde una perspectiva diferente, como muchos asuntos de los que he reflexionado en mi vida en común con Jely.
Cuando algo así sucede, siempre trato de ponerme en los zapatos de hijo y así tratar al menos de entender el porqué de las cosas para darle al menos una solución un p…

Arena y Hostel III: directas a video, directas a la poceta

Las películas directas a video son en esta época el equivalente a decir “hey, hicimos esta película pero no es tan buena para pasarla en las salas de cine, ¿será que puedes comprar el dvd y verla?” generalmente le paso de largo a este tipo de productos, pero hace poco (por fastidio, por curiosidad, por ladilla, etc.) tuve el bizarro privilegio de ver estas dos joyas (nótese la ironía) y evidenciar la opinión que tengo de estas películas.
Arena es una película que de entrada se nota mala, solamente las escenas de pelea que tiene dan testimonio de lo que nos deparara solamente en el apartado gráfico: escenas de lucha que parecen sacadas de un juego de Playstation 1 aparte de un collage de escenas donde diferentes geeks alrededor del mundo ven por todos los medios posibles de conexión lo que se supone es una transmisión en vivo.
si, los graficos de las peleas son asi, y no es solo eso sino que este pana parece de curiepe y encima tiene un traje tipico arabe, dime tu...
La película cuenta …

¿Lo mejor es lo que pasa? ¡No me jodas!

Suelo ser muy respetuoso en cuanto a las opiniones que los demás emiten, de hecho lo hago porque de alguna forma aun cuando no lo manifieste abiertamente quisiera ese tipo de respeto para con las opiniones que yo mismo pueda emitir en un momento determinado, pero cuando alguien se empeña en afirmar una cosa con tal empeño que cualquier opinión contraria es rebatida con insultos y similares, pues creo que es hora de dar una réplica más amplia que el solo “yo creo que no es así sino así”.
Leo con mucha frecuencia aquello de “lo mejor es lo que pasa” y frases similares, frases que de alguna forma tratan de hacernos sentir mejor frente a algo que nos pasó y que nos deja con el ánimo por el suelo. Es muy noble el querer hacer sentir mejor a una persona en momentos como ese, pero dar ánimo con una frase que carece de todo sentido lógico (aun cuando la lógica no siempre es absoluta) me parece un poco tonto y sin utilidad.
Cada vez que oímos esa frase se nos trata de explicar que lo que nos …