miércoles, 18 de enero de 2012

Arena y Hostel III: directas a video, directas a la poceta

Las películas directas a video son en esta época el equivalente a decir “hey, hicimos esta película pero no es tan buena para pasarla en las salas de cine, ¿será que puedes comprar el dvd y verla?” generalmente le paso de largo a este tipo de productos, pero hace poco (por fastidio, por curiosidad, por ladilla, etc.) tuve el bizarro privilegio de ver estas dos joyas (nótese la ironía) y evidenciar la opinión que tengo de estas películas.
Arena es una película que de entrada se nota mala, solamente las escenas de pelea que tiene dan testimonio de lo que nos deparara solamente en el apartado gráfico: escenas de lucha que parecen sacadas de un juego de Playstation 1 aparte de un collage de escenas donde diferentes geeks alrededor del mundo ven por todos los medios posibles de conexión lo que se supone es una transmisión en vivo.
si, los graficos de las peleas son asi, y no es solo eso sino que este pana parece de curiepe y encima tiene un traje tipico arabe, dime tu...

La película cuenta la historia de una mafia que transmite peleas reales en escenarios virtuales (ejem…) y de la que medio planeta se ha hecho adicto a tal punto de verlas en cualquier forma o manera de conexión a internet posible. También nos cuentan la historia de David Lord, un carajo que trabaja como bombero y que pierde trágicamente en un accidente a su esposa embarazada, quedando en la total demencia. Una vez pasado esto termina sumido en el alcoholismo y la tristeza bebiendo en bares mexicanos y buscándole peo a tipos del doble de su tamaño. La mafia de las peleas lo secuestra (de las pocas cosas buenas que tiene esta película es la secuestradora, oh sí que sí) y termina luchando por su propia vida, llegando a retar al mismísimo jefe a un duelo mortal que no es otro que el hasta ahora respetado Samuel L. Jackson (ya le doy con el tobo, paciencia).
La película es un despropósito de clichés y situaciones absurdas. Las actuaciones (si se puede llamar así) son más planas que una hoja de papel y aun me parece increíble ver a Samuel L. Jackson (un actor que ha demostrado ser un literal pran en la gran mayoría de las películas que ha hecho) en una cosa como esta, seguramente quería cambiar las baldosas de su baño, comprarse un carro nuevo, quien sabe. No solo sus diálogos están hechos para que diga cualquier clase de estupideces en el tono de voz que le caracteriza (como si eso tapara la cagada que dice) sino que además su papel de jefe chulo incluye desde miradas asesinas que no convencerían a nadie hasta bailecitos y orgias tipo “The Film Zone” con sus dos ayudantes asiáticas (que por supuesto están buenísimas) aun con lo malo que sale Jackson es lo mejorcito que trae esta cosa, con eso lo digo todo.
 "...y te dire otra cosa, el unico proposito de estar en esta mierda de pelicula es hacer que Snakes on a Plane suba de calidad en mi filmografia..."
Pero luego de ver semejante mojón visual, al siguiente día me lance la aventura de ver Hostel III, tercera parte de la película que hizo que más gente dejara de ir a Europa por cague a que los secuestraran y desmecharan. Confieso que las dos primeras sin ser unas películas notables al menos me dieron un entretenimiento digno (más allá de lo poco realistas de las muertes que aparecen) pero al lado de esta última aquellas son El Padrino 1 y 2.
American Pie 9: the gore reunion

La historia es la misma que en las anteriores, solo que esta vez el escenario no es algún país Europeo sino la ciudad de Las Vegas. De resto es una mala fotocopia de las películas anteriores: el grupo de amigotes donde está el quesuo, el prudente, el ricachón, etc. Debo admitir que la película tiene un comienzo notable (la primera media hora) pero luego se va cayendo solita entre tantas vainas incoherentes (dentro de lo que una película así puede ofrecer). Las muertes son tan falsas y hasta risibles que no vale la pena ni siquiera nombrarlas.
honestamente no supe de que carajo iba disfrazada esta caraja (si es que era una caraja) ademas de ser esta la muerte menos pajua de toda la pelicula

Ambas películas tienen algo muy en común: un final malísimo con unos supuestos intentos de tramas sorpresivas al final. Si alguno de los dos gana en incoherencias sería el de Hostel III, es tan malo que lo único que pude reaccionar fue a reírme como demente cuando la única cosa que dije dentro de mí que faltaba que pasara, paso, y eso que lo dije en tono bromista.
Ojala estas películas no marquen el tono de lo que será el cine que veré este 2012, si es así simplemente le preguntare a los mayas o a Michael Bay a qué hora comenzaran los peos ese 21 de diciembre.

0 comentarios:

Publicar un comentario

T Facebook Favorites More

 
Powered by Blogger