domingo, 25 de marzo de 2012

“En este país, mi país, tu país”: El nacionalismo mutante

En los últimos días me he topado con diversas manifestaciones de odio hacia el gobierno y hacia el mismo país (Venezuela) en si, producto de la alta tasa de delincuencia en la que estamos sumergidos y que lejos de disminuir o al menos mantenerse estable, cada día pareciera aumentar y volverse más violenta y caótica.
Hace un tiempo atrás escribí acerca de la manía que tiene mucha gente de querer emigrar a otros países en búsqueda de una estabilidad que aquí no encuentran. En dicho post fije mi posición al respecto afirmando que si bien no compartía ese sentimiento, respetaba a quien pensara de esa forma.
Mi posición al respecto no ha variado desde entonces, solo que últimamente he visto otro fenómeno relacionado un tanto extraño y digno de ver desde diferentes puntos de vista.
La delincuencia es solo uno de los tantos problemas que hoy en día nos agobian a los habitantes de este país, pero más allá de eso hay quienes pregonan un sentimiento nacionalista un tanto raro y cambiante dependiendo del momento en que se les pregunten.
A mí en particular me parece muy curioso el modo de pensar del colectivo en cuanto a la opinión general del país en ciertos momentos. Si se conoce un suceso donde alguien resulta muerto por culpa de la delincuencia seguramente veremos opiniones como “a este país se lo llevo quien lo trajo” o “ya Venezuela es una mierda”; para luego de un tiempo corto o mediano olvidarse de dichas afirmaciones y exclamar a vox populi lo orgullosos que se sienten de vivir en esta tierra, ya sea por un simple evento deportivo o de belleza, o por alguna otra circunstancia diversa. No tengo problema con que la gente tenga cualquier tipo de opinión sobre la situación del país (sea esta buena o mala, he aprendido que las opiniones son algo muy particular que se debe respetar aun con lo fritas que estas sean), mi problema viene cuando estas opiniones son tan cambiantes y moldeables que en realidad nunca puedo conocer la verdadera opinión de esas personas, puesto que opinan una cosa un día y otra cosa días después.
Tampoco quisiera caer en un estado de extremismos, donde la situación del país es completamente buena o mala, no opino así, pero tampoco caer en esos mismos extremismos solo por circunstancias individuales. Ojala las cosas cambiaran positivamente y así las opiniones positivas sean las que prevalezcan y las que realmente valga la pena resaltar, pero soy escéptico de eso suceda.

0 comentarios:

Publicar un comentario

T Facebook Favorites More

 
Powered by Blogger