domingo, 25 de marzo de 2012

The Grey: Liam Neeson vs. lo que se venga…

 Que Liam Neeson se convirtiera en héroe de películas de acción en los últimos años, es algo que me sigue sorprendiendo mucho. No lo digo porque piense que carece de cualidades para ello, todo lo contrario, su sola presencia en pantalla y sobre todo su voz (en idioma original claro está) hacen que ese tipo de papeles le calcen como un zapato bien puesto. Es solo que un tipo que hizo que medio planeta se conmoviera de el en “Schindler's List” o en “Love Actually”, o que hizo que en “Kinsey” nos creyéramos cada uno de los planteamientos científicos que en dicha película nos planteaba, y así otros tantos ejemplos; sea ahora un actor cuyo nombre en una película evoque sensaciones de que veremos acción, sangre y tiros.
Pero The Grey (o “Infierno Blanco”, o “Un Día Para Sobrevivir”, títulos bastante estúpidos que le pusieron en España y Latinoamérica respectivamente) no es solo una película de este estilo más, sino que muy aparte de las elaboradas escenas de acción que contiene, este film es uno de los pocos que puede etiquetarse con el calificativo de “película con dos bolas bien puestas” por el tratamiento que da a las reflexiones y sentimientos que en los hombres surgen internamente cuando se está en situaciones extremas.
La trama de la película vista por encima no es nada del otro mundo: un francotirador retirado y de muy malas pulgas (Neeson) trabaja en Alaska en un complejo petrolero cuidando de los animales salvajes a los trabajadores de dicho complejo, en un viaje en avión con estos sucede un accidente y Neeson junto a un variopinto grupo de estos obreros sobreviven y deben hacerle frente a calamidades varias como el frio extremo, la falta de comida, las tensiones que surgen en una situación así y como si no bastara todo esto, tienen que cuidarse de una manada de lobos salvajes que los merodean y que poco a poco se los van comiendo.
llegar 1 semana despues de comenzadas las rebajas en Zara o Armi es conseguir un panorama similar a este...

Lo que pudo haber sido una típica “survival movie” es en el fondo una especie de estudio general de cómo podríamos reaccionar en situaciones extremas, con el aliciente de que no solo vemos las muy típicas reacciones grupales hacia la falta de esperanzas en un escenario como ese, sino que aparte vemos los cambios internos en cada uno de los personajes quienes van reflexionando acerca de sus vidas, todo esto envuelto en escenarios excelentemente filmados (llegando a competir con los de “Into the Wild”) y cada cierto tiempo con tensión gracias a los lobos, personajes que si bien no son el animal más bondadoso del planeta, creo que exageraron un poco al colocarlos a un nivel solo comparable al de las pirañas de las películas ochenteras.
ningun apagon detendria a Liam Neeson de cazar un lobo para una parrilla

Neeson es nuevamente el tipo rudo que salva no solo su pellejo sino el de los demás, no solo te lo crees gracias a su actitud y sus gestos, sino a escenas donde literalmente demuestra su vulnerabilidad más allá de la dura coraza que pareciera representar ante el mundo. Son las escenas donde recuerda su pasado sentimental en contraste con otras (el momento final con el macho alfa) las que en definitiva hacen que su personaje se corone como el protagonista definitivo de la historia.
No es una película perfecta, pero dentro de sus fallas podremos encontrar muchos elementos que la destacan dentro de la muy mediocre cartelera actual. Una demostración del Neeson actor y del Neeson estrella de acción, recomendada sin ningún ápice de arrepentimiento.
Una vez más en la lucha…
en el último combate que conoceré…
vivir o morir este día…
vivir o morir este día…
(verso que juega un papel importante en la trama)
Pd: hay una escena luego de los créditos que redondea el final…

1 comentarios:

Gabriel dijo...

Suena muy, pero muy interesante. Apenas la consiga la compro. Saludos, Carlos.

Publicar un comentario

T Facebook Favorites More

 
Powered by Blogger