sábado, 30 de junio de 2012

La percepción de la realidad o de lo que creemos y sentimos es la realidad…

¿Has tenido días donde la mera existencia te produce pesadez y hasta desidia? ¿Acaso no ha habido días donde por el contrario todo te parece bello y hermoso aún bajo las más inverosímiles y extrañas situaciones y escenarios?, pues resulta que ni eres la única persona pasando por la misma situación, ni tampoco es algo que sea grave si la comparamos a otros.
Existe gente cuya percepción de la realidad se mide por lo que estén pasando o sintiendo en determinados momentos de su vida, cosa bastante ilógica por cualquier lado que se mire. Por ejemplo  existen personas sumergidas en estados de depresión tan graves que todo lo que les rodea está mal, el mundo (con todo lo bueno y malo que existe, desde cualquier punto de vista) es simplemente una mierda, y no hay cosa buena que les pase o llegue que les haga cambiar esa percepción. Por el contrario, existe gente cuya alegría los arropa tanto y de una forma tan arrolladora que tienden a olvidar las cosas malas que puedan estar pasando o que tengan alrededor, cuando no es que simplemente no las ven de ese modo y comienzan a distorsionar una realidad bajo el manto de alegría que los cubra en ese momento.
Si me preguntan por supuesto prefiero el segundo caso con creces al primero, porque es más fácil bajarse un poco de la nube de la alegría independientemente de que la produzca que salirse del foso que una situación triste nos pueda causar. En cualquier caso, la percepción de una realidad distorsionada por estos factores lejos de ser algo para aplaudir nos debería llamar la atención de como los sentimientos pueden afectarnos de muchas maneras sin que estemos plenamente conscientes de donde estamos parados en realidad.
¿Y qué hacer entonces? Metafóricamente hablando, mantener un pie en la tierra mientras el otro flota o se hunde es en mi opinión la mejor forma de que esos sentimientos no nos hagan apartarnos de una realidad que por más buena o mala que pueda ser, no deja de ser eso: real, una condición que en estos tiempos virtuales es cada vez más preciada y menos vista entre mucha gente que irónicamente se precia de ello.

0 comentarios:

Publicar un comentario

T Facebook Favorites More

 
Powered by Blogger