martes, 31 de julio de 2012

Encontrando a Lost

Hace poco vi en Fox un episodio de la última temporada deLos Simpsons (que a pesar de no llegar al nivel de las primeras temporadas al menos han mejorado y mucho hay que decirlo) llamado “Beware my cheating, Bart”donde aparte de la trama principal de un Bart enamorado, una de las subtramas involucra a Homero, quien se compra una caminadora con pantalla de televisión incorporada para hacer ejercicio en casa mientras mira televisión; la pantalla trae como regalo incorporado todas las temporadas de una serie llamada “STRANDED” (varados) que no es más que una parodia de Lost; Homero quien nunca vio la serie en su momento de transmisión se vuelve literalmente adicto haciendo mil y un trampas para ver la serie (los capítulos se desbloquean a medida que se usa la caminadora) hasta que Marge le regaña y le revela el final de la serie antes de que pueda verla.
Me reí mucho con ese episodio porque literalmente me paso lo mismo. Hace muchos años cuando Lost salió al aire no teníamos tantas facilidades para ver o descargar series como los hay ahora, y fue por eso que cuando perdí el comienzo de la serie me dije a mi mismo que luego la vería (ya que a priori me llamaba mucho la atención). Ese tiempo se fue diluyendo hasta llegar al fin de la serie y nuevamente a decirme a mí mismo que luego la vería completa. Fue cuando en mi trabajo anterior comenzaron a verla los mediodías (para no ver las novelas de Televen) y vi completos los 4 primeros episodios cuando si me dije aque debía ponerme serio y verla de una buena vez. Me baje toda la serie (las 4 primeras temporadas en formato .mp4 para verla en el iPod y las 2 últimas en .avi HD para verla en casa) y por fin evidencie en carne propia lo que la gente me decía de dicha serie (tanto lo bueno como lo malo).
Lost fue una gran serie, me gustó mucho la pluralidad de su planteamiento al no tener un protagonista único sino un grupo variopinto a la vez (cosa que pocas series han logrado a un nivel siquiera cercano). Me encontré a mí mismo viendo hasta 4 episodios diarios en los viajes de ida y vuelta a mi trabajo solo para ir descubriendo los secretos que la trama principal nos iba dejando por migas, para mentarle la madre a Locke, luego a Ben, luego a Locke, luego a ambos y para finalmente sentirme tan robado y decepcionado del final como mucha gente lo estuvo cuando fue emitido.
Haber visto Lost de esta manera fue chévere en muchos aspectos. No tuve que esperar meses entre una temporada y otra (soy de los que tuvo un orgasmo con el último episodio de la tercera temporada, tramposo pero mortal), no mente madre a quienes de troleo puro pudieron haberme revelado partes de la trama que no podía saber antes de tiempo (aun cuando más o menos sabia como terminaba) además del hecho simple y llano de verla sin ningún tipo de presión más allá del hecho de lo adictiva que en muchos puntos se volvió.
Como asiduo seguidor de series de tv reconozco que Lost fue una gran serie con un legado difícil de superar, pero también pienso (como mucha gente según he ido leyendo y conversando) que su final fue abrupto, algo estúpido y hasta irrespetuoso con sus seguidores.
Namaste.

0 comentarios:

Publicar un comentario

T Facebook Favorites More

 
Powered by Blogger