sábado, 29 de septiembre de 2012

El reloj y el calendario como amigos y enemigos del sentimiento

A veces tendemos a pensar en que en cuanto a sentimientos se refiere el tiempo y la intensidad son directamente proporcionales cuando hemos tenido literales pruebas de que eso esta tan lejos de la verdad que ya debería ser una ley universal el pensar lo contrario.
Es muy cierto que mucha gente se ha llevado chascos inimaginables por pensar en muy poco tiempo que un sentimiento que en ese momento tenían era algo puro y sin reproches, más aun pensar eso de la otra persona es algo que independientemente del tiempo, acciones o hechos no debería darse por sentado completamente (aunque tampoco a niveles de duda maligna que pueda arruinar cualquier cosa). Lo cierto es que en cuanto a este tema, el poco tiempo está catalogado perse como una especie de espejismo sentimental, donde no necesariamente sentimos lo que creemos sentir.
Siendo honestos no me considero de dicho grupo, puesto que no soy de aquellos que piensan que el tiempo es equivalente a la intensidad del sentimiento, puesto que ambas premisas son tan alejadas entre sí que muy pocas veces se encuentran (mucho menos se tocan).
Si algo he aprendido en esta vida es que los sentimientos no pueden simplemente medirse en términos de tiempo, espacio o distancia, sino que deben verse en toda su magnitud, tratando lo más posible de alejar cualquier medida hecha por el hombre.
Pero si nos vamos al caso práctico, realmente el tiempo es amigo o enemigo del sentimiento? Tomemos como ejemplo esas parejas que tienen años juntos y que lejos de que sus sentimientos uno por el otro se acreciente y afiancen, se alejan cada vez más hasta transformarse en seres que no se soportan uno al otro. ¿No es eso lógico frente a la teoría del tiempo como afianzador del sentimiento? Por eso mismo juzgar un sentimiento intenso que apenas nace, es en mi opinión tan estéril como cualquier discusión que no lleve a ninguna parte.
Igual siempre estoy claro que pudiera estar equivocado y que el tiempo me dará o quitara la razón, pero al menos pensar de esta forma me da muchas ideas claras más allá de la duda o la incertidumbre que en muchos casos es necesaria pero que en otros solo resulta un obstáculo a sortear.

sábado, 22 de septiembre de 2012

The Expendables 2: ¿querias secuela? ¡¡¡TOMA SECUELA HASTA POR LAS NARICES!!!

La (ahora) franquicia cinematográfica de The Expendables es algo que aun hoy no me creo que a nadie se le hubiese ocurrido antes. La sola idea de reunir a estrellas de las más míticas películas de acción de los 80 y 90 es algo tan fácil de pensar que el único motivo de que no se hiciera antes es un choque de egos o algo por el estilo. Afortunadamente Sylvester Stallone tuvo el tino de hacerlo con mucho atino y preparación, dándonos una primera película que aun con mucho potencial desperdiciado, brindo mucho de lo que se esperaba de ella: entretenimiento puro y duro.
Con solo dos años de diferencia, Stallone y su equipo vuelven esta vez para dar precisamente lo mismo que nos dieron en la primera parte, junto con otros añadidos que son de agradecer para quienes crecimos con este tipo de cine.
Esta vez el líder del equipo The Expendables Barney Ross (Stallone) recibe un encargo de quien fuese su contacto en la primera película, el enigmático señor Church (Bruce Willis), trabajo que en apariencia luce fácil y sin complicaciones. Situados en medio de lo más recóndito de Europa, todo se complica y son sorprendidos por una organización liderada por un irreconocible Jean-Claude Van Damme (irreconocible por lo viejo que luce y por la tremenda actuación que se lanza) quienes no solo impiden que Ross y su equipo terminen el trabajo, sino que además los desmiembra y hace que toda su operación se desmorone, convirtiéndola en una simple búsqueda de venganza para con los suyos.
Si a alguien la primera le pareció exagerada y algo estúpida es de caballeros advertir que todo eso está magnificado en esta secuela, cuyo principal mérito consiste precisamente en no tomarse demasiado en serio. Para ello Stallone delego su papel de director (en esta solo es guionista) en manos del aun prometedor Simon West, cuyo debut en “Con Air” daba muestras de un talento para las tramas de acción al menos pocas veces visto en aquellos días, pero que poco a poco se fue apagando hasta perderse en películas poco o nada notables. En esta ocasión si bien tiene un poco más de talento como director que el mismo Stallone, aún le falta el ritmo de secuencias movidas como lo tienen Cameron o Mctiernan, aun así es una mejoría que como espectador se agradece.
era IMPOSIBLE que Chuck Norris tuviese una presentacion menos que memorable
 
No se puede hablar de The Expendables 2 sin mencionar a los pesos pesados de su reparto. Stallone hace lo que puede y esta vez deja aún más abierta la cancha para que los demás se luzcan a costas de su sombra. Jason Statham no tiene tanto protagonismo como en la primera parte pero aun así sigue siendo la mano derecha de Stallone y sus escenas juntos siempre destacan. Dolph Lundgren, Terry Crews y Randy Couture siguen siendo secundarios con puntuales momentos para destacar, lo cual sucede varias veces pero en tiempos reducidos (tal vez para no hacer de la película un mar de escenas de lujo de cada uno). Bruce Willis vuelve a hacer de mr Church una columna de preguntas sin responder. Arnold Schwarzenegger logra capitalizar en los pocos momentos que aparece toda la atención de la película robándose literalmente cada escena donde este. Chuck Norris queda más como una promesa incumplida que como una aparición estelar, aunque tiene la mejor de las escenas de presentación (atención a la música y sobre todo al chiste que le dice a Stallone mientras se une al equipo). Pero la verdadera revelación es la de  Jean-Claude Van Damme, quien aun con sus años encima y con un personaje en apariencia acartonado, logra que no solo le tengamos arrechera a los pocos segundos de su aparición sino que además sus habilidades de artes marciales parecieran estar intactas.
una escena que hubiese roto todos los records de sintonia de Cine Millonario y Cine del Domingo

La escena mítica de la película es aquella casi al final donde los tres grandes (Stallone, Willis y Schwarzenegger) aparecen codo a codo ametralladoras en mano soltando tantas balas como un fin de semana Petareño en quincena.
Como la primera, esta no pasara a la historia como la mejor película de todos los tiempos, pero si lo que quieres es una película entretenida y que te haga revivir las tardes de domingo de RCTV y Venevision en los 90, está más que una recomendación es una obligación.

sábado, 15 de septiembre de 2012

World War Z: la historia de cómo llego esta historia a mis manos

Hace unos 3 o 4 años tuve un resurgimiento a la lectura gracias a una vieja Palm Z22 que por ese entonces tenía y que ahora pertenece al pasado. Durante ese tiempo me leí varios libros en los viajes ida y vuelta a Caracas que hacía a diario porque me resultaba fácil de llevar y cómoda para leer (a pesar de su tamaño mínimo podía leer sin que se me cansara la vista). Uno de ellos (y que lei sin problemas por las pocas páginas que contiene) fue el ya famoso “Guía de supervivencia Zombie” de Max Brooks, el cual siempre pensé que era un libro de humor hasta que ya al poco rato de comenzar a leerlo la piel se me erizaba pensando en que pasaría si lo que narraba el libro fuese cierto. Luego de terminarlo quede con ganas de seguir leyendo más del tema y fue así como llegue a World War Z, libro que sería la continuación de “Guía…” pero esta vez llevado a un contexto mayor y más serio.
World War Z narra a modo de entrevistas en flashbacks lo que sería la crónica entera de un conflicto ya finalizado y ganado, uno donde la humanidad estuvo literalmente al borde de su extinción con un enemigo tan poco común como difícil de combatir: los muertos vivientes. A través de sus páginas vamos conociendo el origen del virus en China, como por descuido de autoridades de todo el mundo su expansión ocurrió de un modo pasmosamente rápido, como empresas farmacéuticas se aprovecharon y crearon una falsa cura que solo agravo más el problema, como Israel y Sudáfrica fueron las primeras y más exitosas naciones en reaccionar al primer brote, y como estos miles de hechos históricos narrados con un tono periodístico que atrapa una vez que comienzas la lectura, no en vano eso fue lo que me sucedió.
Cuando iba casi por la mitad del libro, decidí que semejante material era más digno de leerse en un libro físico que de la forma como lo estaba haciendo y que conseguiría el libro físico para continuar donde lo había dejado, esa promesa la hice hace 2 años atrás.
Busque el libro en cuanta feria y festival del libro hicieron en caracas, pregunte en cualquier cantidad de librerías (las conocidas y otras mas hipsters) siempre recibiendo un no como respuesta tanto a si lo traían como a si lo podía encargar con ellos. Intente comprarlo en España para que mi compadre Jhonny me lo trajera cuando terminara su postgrado el año pasado. Todos estos intentos fueron un fracaso y cuando ya parecía que todo estaba dado para no leerlo así y que debía retomarlo en pdf, surgió sola la solución.
Curioseando en Amazon.com vi de casualidad que tenían en oferta los libros de “Games of Thrones” en español y me pregunte si WWZ estaría disponible en el idioma de Cervantes (siempre tuve la opción de comprarlo en inglés, pero la verdad leer textos largos en ingles me da mucha flojera y además este cuento no sería tan largo e interesante de haberlo comprado así) con la sorpresa de que si estaba. Pero no todo fue así de fácil, estaba fuera de stock y por eso tuve que comprarlo por otros vendedores sugeridos que aparecían allí (a riesgo de que la vaina fuese un chasco) y traerlo por algún courrier (primera vez que lo hacía, siempre que he comprado en Amazon ha sido porque conocidos han ido al norte y he traído las cosas con ellos/as). Así pasaron casi dos meses donde varias veces al día revisaba a ver si ya había llegado (el libro era importado de Inglaterra, NPI) y más angustioso se puso cuando llego a Miami y luego acá. Hace una semana por fin recibí el aviso que ya lo tenían en Caracas y podía buscarlo. Abrirlo de la caja y por fin tener el puto libro en mis manos ha sido uno de los mejores momentos del año.
¿Qué más puedo contar? El libro es una verdadera maravilla y lo recomiendo así lo tengan que leer fotocopiado. Si aún no lo he terminado de leer ha sido más por leer poco para prolongar su lectura y asi disfrutarla más que por no querer seguir leyendo.
No hare de este post una lección pagua de “cualquier cosa que te propongas lo podrás lograr” porque no soy de los que piensa así de extremista, pero si me di cuenta que cuando algo se puede y está al alcance puedo ser bien porfiado y empeñado para conseguir que algo se logre.
Bu…

sábado, 8 de septiembre de 2012

Prometehus: la película del 2012, para bien y para mal…


Siempre ha existido poco respeto por las llamadas precuelas, aquellas historias que se supone cuentan el origen de los conflictos que hemos visto en historias anteriores. Esta poca credibilidad que poseen la debemos a las múltiples estafas que nos han querido vender como précielas y que más que querer contar los comienzos de determinadas historias, se han mostrado como simples excusas para seguir sacando ganancias a costa de los fans quienes solo quieren seguir viendo historias de dichos universos, mas allá si son válidas o no o si de su calidad vale la pena.

Prometheus surgió como una especie de precuela de Alien, la mítica película que luego se hizo saga cuya influencia dentro del cine en general es casi innegable hoy en día. Soy de los muchos que no vieron con muy buenos ojos dicha noticia al principio, aun cuando la misma FOX parece haber aprendido a tratar a sus sagas con cierto respeto (“X-men: origins” y “Rise of the Planet of the Apes” son dos ejemplos de ello) pero la noticia de que Prometheus se convertiría en una saga propia (aunque dependiente del universo Alien en parte) y sobre todo la incorporación de Ridley Scott (director de la primera Alien por allá en 1979) hicieron que mucha gente nos entusiasmáramos por lo que podría salir de todos esos componentes juntos.
Si algo hay que tener claro es que independientemente de la opinión que se tenga (favorable o desfavorable) es que Prometheus se ha convertido en la película más hablada de este 2012, superando a amplias favoritas para esta etiqueta como The Avengers o The Dark Knight Rises. Su cuidada producción, su historia y sobre todo su final es algo que se ha estado hablando prácticamente desde meses antes de su estreno y que lejos de disminuir aumenta con el correr de los días.
Prometheus nos sitúa en el año 2093 cuando un grupo de arqueólogos descubre una especie de mapa espacial que ha estado presente por miles de años en diferentes culturas alrededor del planeta tierra a lo largo de la historia, viéndolo más como una invitación a visitarlos que otra cosa. Dicho grupo logra de algún modo convencer a una multinacional de ese entonces (la Weyland-Yutani Company) para financiar una expedición a dichas coordenadas espaciales, llegando a un asteroide ubicado en Zeta 2 Reticuli, expedición donde cada integrante de dicho equipo tendrá intereses muy particulares acerca de lo que allí se pueda encontrar, haciendo con esto un conflicto de partes y no una mera expedición exploratoria.

dentro de poco el Google Earth va a traer algunas opciones algo fritas la verdad...

La trama de la película ahonda mucho en el hecho de que la vida en nuestro planeta vino dada por seres de inteligencia superior que literalmente sembraron la semilla de la vida acá en nuestro mundo con fines aun no especificados. Siendo esto cuestionable o creíble de forma individual, lo cierto es que la historia principal no logra convencernos de dicho acontecimiento, limitándonos a darnos pistas acerca de dicho hecho y dejando a nuestra imaginación un montón de incógnitas poco fáciles de resolver. Esto en otras épocas hubiese sido algo hasta destacable, pero en los tiempos actuales donde cada persona puede expresar su opinión por cientos de medios a la vez y donde muchas de estas personas se creen con derecho de cuestionar firmemente a los demás, pues no ha de resultar tarea fácil montar un debate coherente acerca de lo que Prometheus plantea en su historia, y de allí viene mucho de su vigencia en la discusión hoy en día mucho después de su estreno.
Volviendo al tema cinematográfico, la vi en 3D y creo que más allá del tema de profundidad y de visión periférica, el 3D le aporto una riqueza en texturas que el visionado normal no posee, fue muy fuerte ver no solo los rostros de los personajes sino además sus detalles en las epidermis cuando les hacían acercamientos. Los paisajes eran ya otro tema, destacándose por encima de todos aquellos donde podía verse la superficie del asteroide y sobre todo el interior de la nave de los arquitectos.

¿tu de verdad pensaste que caminar por Petare de noche era peligroso y daba miedo?
trata caminando un par de horas de noche por esta nave a ver si piensas igual despues de eso

En lo particular a mí me agrado Prometheus. Su puesta en escena y su ritmo dinámico se me hicieron tan rápidos que cuando termino solo quería más. Aun con el montón de fallas aparentes en el guion (y que solo pueden explicarse como intencionales con miras a una secuela) me pareció una de las más inteligentes propuestas de ciencia ficción de los últimos años. Tiene sus fallas, sí, pero no existe la película perfecta y cuando los aciertos superan a las fallas es donde nos damos cuenta que estamos frente a una película superior al promedio, de la que podremos hablar y teorizar por mucho tiempo más allá de si nos dio las respuestas masticadas o si realmente tenemos que pensar en que vimos.

T Facebook Favorites More

 
Powered by Blogger