jueves, 22 de noviembre de 2012

Branded: El mercadeo como fuente del terror más bizarro

 Ver una película como Branded resulta ser una novedad en todo el sentido de la palabra. En primer lugar con una cuidada producción para no ser una película de Hollywood tiene al menos en el apartado técnico una nota sobresaliente ya que nunca adivinaríamos por su aspecto que es una película independiente. Segundo por su extraña combinación de ciencia ficción y marketing, temas que no se ven muy a menudo juntos.
Branded nos sitúa en un futuro distopico en Moscu, donde un prominente genio del mercadeo local llamado Misha Galkin trata de ascender en la competitiva compañía de su jefe americano, lidiando a la vez con un romance con la hija de este. Misha y la hija de su jefe producen para la televisión un realty show donde mujeres de peso compiten por una operación de cirugía plástica con el fin de perder esos muy visuales kilos de más. La ganadora Verónica se somete a la operación con la mala fortuna de que se complica y la coloca al borde de la muerte, Misha es vilmente acusado y señalado como culpable del coma de Veronica. Todo esto es aprovechado por los medios locales para emprender una campaña donde ya la belleza no será ser delgado sino ser relleno y con kilos de más, para luego descubrir que todo es un plan de una especie de elite “Iluminati” del mercadeo mundial para que las cadenas de comida rápida vendan cada dia mas y así obtener más ganancias. Misha es encarcelado para luego ser dejado libre con la condición de ser exiliado y desterrado al campo, donde fraguara una venganza contra quienes lo culparon a la vez que cae en una especie de locura donde visualiza cada cadena de mercadeo como mounstros que consumen el alma de cada persona.
 
parte de las ficticias (y muy bien logradas) campañas publicitarias de la pelicula, y donde nos muestran que los kilos de mas se llevan con orgullo (me repito a mi mismo eso cada vez que me miro al espejo sin ropa)

Hasta la parte del destierro la película trata temas controversiales como el poder que las grandes corporaciones tienen sobre nuestras vidas  directa o indirectamente, de un modo coherente y hasta emocionante, pero la segunda parte, donde el personaje de Misha vuelve de su destierro para cobrar venganza, pues allí es donde comienza literalmente otra película, visualizando al mercadeo como mounstros devoradores de almas con unos efectos especiales hechos con Windows 95.
 
esta imagen me recuerda a mi mismo cuando llego a fin de mes y mi corcho esta lleno de anotaciones de los posts que debo escribir para el blog
 
No es una película fácil de ver y ciertamente ha sido otro de esos casos donde el tráiler mostraba otra película que no se vio al final, pero al menos el tratamiento del tema del mercadeo resulta curioso y digno de al menos una vista. Mención aparte esta la presencia del siempre correcto Jeffrey Tambor (“Hellboy”, “The Hangover”, “Arrested Development”) como el jefe americano de Misha y de Max von Sydow (el famoso padre Merrin de “The Exorcist”) como el cerebro principal de esa elite del mercadeo que planeara tan nefasto método de venta.

1 comentarios:

The Goddamn Devil dijo...

anotada...

Publicar un comentario

T Facebook Favorites More

 
Powered by Blogger