martes, 31 de diciembre de 2013

…y ahora unas palabras de nuestros patrocinadores…

Hacer resúmenes a final de año se ha convertido en algo a lo que no le doy ninguna prioridad, de por si mi actividad en el blog ha disminuido muchísimo este año, pues no pensé que estaría escribiendo esto hoy ultimo día de 2013. Solo que luego de pensar en lo que ha significado este último año en mi vida y todo lo que pueda avecinarse con los cambios que este 2013 trajo, creo que escribir algunas líneas no iba a quitarme mucho tiempo ni esfuerzo.
Este fue el año donde realmente tuve que enfrentarme al hecho de no tener a Jely cerca de mí. Fueron muchas fechas de “primera vez que Jely no está aquí para tal vaina” y si negara que me pego estaría mintiendo y muy descaradamente. Afortunadamente su mudanza ha traído cosas buenas para ella y dentro de todo me alivia saber que está dentro de todo bien. De mi parte no hay un día donde no piense en ella en cualquier forma y por casi cualquier cosa, solo sé que si bien el vínculo padre-hija es algo que ni la distancia ni el tiempo quiebran, debe alimentarse y jamás descuidarse.
En mi trabajo las cosas han tenido sus muy variados altibajos y momentos donde realmente sentí que no podía más, tanto físicamente como anímicamente. Afortunadamente todos los problemas y cuestiones que no me cuadraban se han ido solucionando conforme ha pasado el tiempo y demostrado mis capacidades. Aun cuando este cómodo donde estoy, mi meta de independizarme sigue en pie y el año que viene se trabajara más en ese proyecto para no solo comenzarlo sino consolidarlo.
Y el mayor cambio en mi vida tiene nombre: Erika. Hace un año exactamente no imaginaba todo lo que podía pasar en ese tema con ella. Hoy en día ella no solo se ha convertido en una presencia primordial en mi vida, sino que más allá de todo lo que pueda pensar en ella y en todo lo que quiero lograr a su lado, el amor que hoy siento por quien hasta hace poco más de un año era solo una amiga más ha estado a prueba y ha superado todo lo malo que se haya podido encontrar. No es solo que tengamos los mismos gustos y pensamientos en muchos aspectos sino que además estando con ella la sensación de querer y amar y ser amado y querido ha sido la más intensa y pura que he sentido por alguien, y la única que quiero sentir de hecho.
Quien lea esto es por curioso porque no pienso darle demasiada publicidad. Que 2014 este lleno de deseos cumplidos y que de por si no unamos todos por el bien común respetando y aceptando que no todos vamos a pensar iguales. Prometo escribir más y más seguido por acá este nuevo año.
¡Cambio y fuera!

Cine 2013: lo malo

Hacer una lista con las películas que no me gustaron es un poco más divertido que las que si me gustaron, primero por su facilidad a la hora de nombrar cuantas y cuales fueron sino además por lo divertido que resulta recordar el porque me resultaron plastas en forma de imágenes y sonidos, aun cuando al verlas la sensación no fuera ni remotamente esta, sin más preámbulos he aquí la lista:
The ABCs of Death: incoherente colección de cortos de supuesto “terror” uno más sin sentido que el anterior. Si bien hay algunos que pueden salirse del pozo infecto en el que están la mayoría de este pasticho de escenas mal rodadas y contadas (el de la pelea de perros es uno) esta película da más pena ajena que terror o risas. Por allí anunciaron una secuela y por supuesto que… la veré si pues, porque yo a veces soy masoquista.
The Canyons: hoy en día Lindsay Lohan es sinónimo de acaba-trapismo y de una vida de excesos, desafortunadamente su carrera ha sufrido tanto o mas que su misma vida y aunque con “The Canyons” la cosa prometía (no todos los días se trabaja a las órdenes de Paul Schrader quien fuera escritor y guionista de “Taxi Driver” y “Raging Bull”) pero no solo resulto una especie de episodio bizarro de “Gossip Girl”, sino que además la presencia del actor porno James Deen le dio a la película un extraño ambiente que nunca dejo su disfrute. Solo para hablar paja mientras se ve o para criticar a Lohan en las escenas donde aparece, de resto alejarse.
Elysium: el mayor chasco del 2013, superando a “Man of Steel” lo cual ya es mucho. No solo prometía con un espectacular tráiler que dejaba a quien lo viera con la baba colgando sino además todo prometía una película A1 (el cast, el director, la temática). No solo resulto una decepción en cuanto a la historia sino que el carisma que Matt Damon ha demostrado en otras películas como que se le quedo en los pantalones que vestía el dia anterior a comenzar el rodaje, pareciéndose más a la parodia que hicieron de el en “Team America”. De Jodie Foster mejor ni hablar y mucho menos de ese final que hizo que al terminar borrara la película del pendrive y de mi mente. Como propaganda chavista tal vez pase el aprobado, pero como película creo que veré otra vez “District 9” y me olvidare que esto existió.
Gangster Squad: una película que incluya a Ryan Gosling, Emma Stone y Sean Penn iba al menos a llamar mi atención como mínimo y la polémica de la escena del cine cortada luego de lo que paso en el estreno de TDKR el año pasado hicieron que quisiera verla apenas saliera. Desafortunadamente la estética videoclipera que quisieron imprimirle amén de que la historia era más clichosa que una novela mayamera, dieron como resultado una película desastrosa y poco disfrutable. Ni para verla un domingo ladillado.
The Great Gatsby: que una película sea pretenciosa no necesariamente tiene que ser algo malo, pero cuando una película es pretenciosa y además de eso aburra a mares pues la cosa cambia y no necesariamente para bien. TGG es un ejemplo claro de cómo el hype hacia un proyecto puede tener consecuencias graves para su visionado final. No solo tienes como protagonista a uno de los mejores actores vivos de la actualidad, un director que ha demostrado competencia y talento (Baz Luhrmann en su segundo pepinazo seguido tras la infumable “Australia”) y una historia ya conocida. Sufriendo del mismo síndrome de “Gangster Squad” su “modernidad a juro” resulto molesta y totalmente fuera de lugar. Solo una vez y se borró sola.
Grown Ups 2: la peor película del año, no me cabe duda de que este tipo de películas son las que le ponen a los prisioneros en Guantánamo porque hay que tener bolas para calarse semejante basura solo por gusto. Al menos la primera tenia ciertos gags que funcionaban pero es que en esta nada funciona y nada da risa. Adam Sandler seguirá ganando mucho dinero con basuras como esta, pero necesita al menos otra cosa como “50 first dates” para tener esperanzas en él. Arrepentido de descargarla, ni fumado la vuelvo a ver.
The Heat: Sandra Bullock tiene como costumbre darnos una película buena y una mala casi todos los años, y este 2013 no fue la excepción. “The heat” es una especie de parodia de las películas ochentosas de policías donde dos compañeros aparentemente diferentes entre sí terminan superando sus diferencias para trabajar juntos y salir airosos, solo que estamos ya en pleno siglo XXI y la gente ya no se come esas historias tan fácil como antes. Ni Melissa McCarthy logra salvar esta película del desastre.
jOBS: porno para applebiebers, la vida de un tipo tan genial como Steve Jobs no merecía un biopic tan descafeinado como esta película, ejercicio masturbatorio de un hombre con un ego más allá de lo común pero cuya personalidad y genialidad lo compensaban. Ashton Kutcher tuvo una oportunidad de oro para salirse de la comedia con esta película pero ni un guion aburrido, ni la mamarracha puesta en escena lo ayudaron. Si quiero ver un biopic de Steve Jobs decente y bien hecho veré “Pirates of Silicon Valley” y no este cagajon de película.
The Last Exorcism Part II: tan desastrosa que ni siquiera pude terminar de verla, y por lo que me contaron de ella primero me verán bebiendo ácido sulfúrico que contándoles que vi esta película entera. Poco o nada lo que se pueda decir bueno de ella, los primeros 30 minutos que fue lo que vi no se parecían en nada a la primera película que al menos tenía algo de novedoso. Si alguien tuvo la osadía de verla completa que me comente que tan desastrosa se pone luego.
The Lords of Salem: Rob Zombie es un tipo al que admiro desde hace años, no solo en su faceta como músico sino también como director de cine, donde en mi opinión aún tiene mucho que demostrar (y seguramente lo hará). Pero lamentablemente el hype volvió a jugarme una mala pasada con lo mucho que esperaba esta película y lo terrible que me pareció. Tiene ambientaciones arrechísimas y un mal rollo visual muy bien logrado, pero una historia confusa, unos personajes que lejos de dar terror dan pena ajena y un mal desarrollo de la trama hicieron que la pusiera por el piso luego de verla. Será la próxima Robertico, ah y dale de comer a tu esposa mi pana, en esta película estaba que le pasaba un rompe-dieta por la pantalla.
Lovelace: otro de esos biopics que suenan como proyectos interesantes al saber de ellos y que terminan siendo una película mala de esas que pasan en las tardes por Telemundo. Mala, clichosa y novelera deja mucho por fuera de lo que se supone fue la vida de Linda Lovelace y lo llena con drama chimbo que deja a Delia Fiallo como Shakespeare.
Oblivion: Tom Cruise nos demostró con esta película que una producción cuidada no necesariamente es sinónimo de calidad en una película. Un gran y bonito cascaron esconde una historia copiada casi en totalidad de la genial “Moon”. Menos mal no pague por verla, solo eso me consuela.
Pain and Gain: no soy de los que le lanza mierda a Michael Bay como director porque salvo las dos últimas de Transformers este señor me parece un genio del cine comercial. “Pain & Gain” parecía devolvernos al Bay intransigente y con mala pata de sus primeras películas pero quedo como un muy confuso intento de película comercial. Eso aunado a su excesiva duración pecaron muy en contra de ella. Quedo como intento fallido.
The Purge: la premisa prometía (en el imperio durante una noche la gente puede cometer cualquier crimen sin ser juzgado), los protagonistas prometían, y sin embargo es otra de esas películas de “se quiso pero no se pudo”, lástima porque aunque tiene momentos muy logrados queda muy cota para lo que en principio lucia.
R.I.P.D.: según he leído por allí uno de los más feos chascos del 2013, Ryan Reynolds no pega una desde que se empavo haciendo de Linterna Verde en aquel desastre de película de la que solo se acuerda la gente para despotricar de ella. Una especie de “MIB” pero cambiando extraterrestres por espíritus, fue tan chimba que al mencionarla uno queda como hipster porque casi nadie la ha visto. Ni para verla en un autobús de La Bandera.
Scary Movie V: solo el gag con Lindsay Lohan y Charlie Sheen del principio funciona porque después de allí se vuelve un desastre peor que las anteriores. “A Haunted house” demostró que esa saga se murió cuando los hermanos Wayans se fueron de ella.
Silent Hill: Revelation 3D: la primera película de Silent Hill se mantenía como una de las pocas adaptaciones de video juegos al cine que habían funcionado, pero lo poco que logro la primera, la segunda llego a destrozarlo como un elefante con sobredosis de cafeína en una cristalería. Terrible uso del 3D, el cual se deja ver que si en dos momentos del principio y el final. Mejor quedarse con el buen recuerdo de la primera.
Texas Chainsaw 3D: se supone que era el reinicio de la saga de Leatherface (sip, otro reinicio mas) pero quedo en una especie de remake-parodia tan mal hecho que me quede dormido viéndola para despertar casi al final y averiguar luego que mi tiempo fue mejor aprovechado roncando que viendo este cagajon. Con remakes así mejor que no hagan un carajo.
Warm Bodies: un chiste de película, un intento descarado de sacar dinero a todas esas púberes que mojaron sus pantaleticas viendo la saga de “Crepúsculo”. Admito que me gusto el principio de la misma pero a medida que trascurrió se puso tan mierdosa que ahora me da pena decir que la vi. La destroce en su momento acá.

Cine 2013: lo bueno


Como siempre se comienza por lo bueno (tal vez en un ansia de dejar las vainas malas de últimas) comenzaremos por las películas que en mi opinión si valieron la pena ya sea su pago en la entrada del cine como su descarga y posterior visionado. Cabe destacar que aun al escribir esto no he podido ver películas como “American Hustle” o “Mandela Long Walk to Freedom” las cuales según lo que he podido leer estarían seguramente en esta lista. Sin hacer larga la cosa estas son (en orden alfabetico):
Blackfish: me gustan los documentales, veo muchos de hecho, pero aun así soy bastante reacio a creer lo que muestran porque sé que en la mayoría de los casos manipulan al espectador. Pero si lo que sale en “Blackfish” es cierto al menos en la mitad, estamos frente a un realidad escalofriante. Mediante la historia de la orca Tilikum, la cual lleva en sus años de actividad tres muertos encima, “Blackfish” muestra la verdadera historia de SeaWorld y su perversa forma de tratar a estos animales. No me volvió militante de PETA pero me puso a reflexionar mucho.
Captain Phillips: la carrera de Tom Hanks no era que estaba en el foso pero si estaba muy apagada, hasta que Paul Greengrass lo recluto para este thriller que combina acción y tensión en altas dosis. Bien actuada, bien contada y bien hecha resulto ser una sorpresa aun cuando su primer tráiler prometía. Mención honorifica a los secundarios (la banda de somalíes más que todo) quienes dan en el punto exacto de causar pánico con solo verlos.
The Conjuring: lamentablemente como en la comedia, el terror siempre será un género donde muy pocas películas buenas se estrenan si se comparan a las malas. “The Conjuring” demostró no solo que todo lo bueno de la saga de “Saw” se fue con su creador y director James Wan sino que con fórmulas conocidas y hasta clichés aún se pueden contar excelentes historias. Verla en el cine fue además otro aliciente que hizo la experiencia más impactante aun.
Dead Man Down: una excelente película que no lucia sino como mero entretenimiento. Colin Farrell esta sorprendentemente eficiente en esta trágica historia que tiene más drama que una cola de pensionados pero que resultan funcionar al final. Noomi Rapace sigue abriéndose paso en Hollywood y aunque su personaje sea una mujer desfigurada sigue estando hermosa.
Django Unchained: la primera gran película de este año y una verdadera gozada de ver. Tarantino demostró que pese a los excesos y exageraciones, su visión del oeste/sur de USA de finales del siglo XIX estuvo más que acertada. Un reparto de lujo donde Christopher Waltz, Leonardo di Caprio y sobre todo (en mi opinión) Samuel L. Jackson terminan robándose cada escena donde aparecen. Le hice su reseña acá.
Evil Dead: otra de las pocas películas de terror que valieron la pena este año. Aun cuando está más dirigida al gore, este remake puede marcarse como de los pocos que superan al original. Ofreciendo solo lo que prometía, logro no solo destacarse como uno de los estrenos más esperados sino uno de los más satisfactorios de ver. Mención aparte la parejita que teníamos Erika y yo en el cine al verla, y a la que el tipo le decía a cada rato “PERO ABRE LOS OJOS, VE LA PELICULA COÑO!”
Fast & Furious 6: aun cuando la anterior me pareció mucho mejor película que esta y también venga plagada de exageraciones, no voy a mentir diciendo que no me gusto, al contrario, goce una bola viéndola aun cuando ya esté demasiado alejada de la primera (y en mi opinión la mejor) de la saga. Increíble (mas no tan sorpresivo) la manera como ligaron el final de esta con la tercera película que era hasta ahora la más acéfala de la saga. La muerte de Paul Walker ha hecho que la siguiente película sea una de las más esperadas de los próximos años y que seguramente hará más dinero que todo el que tiene Diosdado Cabello, bueno, tal vez no tanto.
Gravity: la mejor película de 2013 para quien esto escribe, una verdadera demostración de maestría a nivel técnico, en guion y en actuación. Imposible haber visto esta película en el cine y en 3D sin salir maravillado de tan magnifica experiencia. Sandra Bullock me termino de cerrar la boca con las dudas que tenía acerca de su talento y George Clooney demostró que el chanceo funciona aun en las más precarias condiciones. Hable paja de ella acá.
A Haunted House: una sorpresa total, la vi sin ningún tipo de expectativa (y hasta planchando) esperando reírme al menos un par de veces y termine viéndola 3 veces más. Los hermanos Wayans demostraron que la saga de Scary Movie se murió cuando ellos se fueron.
Jack Reacher: a mí me cae bien Tom Cruise, me parece un actor que da lo que promete y aunque tiene sus cagajones en película, cuando se luce lo hace en grande. Jack Reacher es otra película donde el enano cientologo es el centro de la película, una historia poco original pero bien contada. Robert Duvall sale también y logra hacer buena miga con Cruise en las escenas que comparten.
Only God Forgives: Ryan Gosling tuvo en 2013 otro año destacado en su cada vez más interesante Carrera fílmica. “Only God Forgives” es a pesar de su ritmo algo denso, una demostración de buen cine, más allá de convencionalismos acerca de lo violenta (¿?) que resulto ser para mucha gente. Con una excelente fotografía, fue para mí una de las películas más disfrutables de este año.
Pacific Rim: lamentablemente “Pacific Rim” no tuvo el éxito que muchos esperábamos que tuviese, pero eso no impidió su disfrute en el cine. El mejor 3D del año lo comparten esta película y “Gravity”, aparte de que sus efectos especiales hicieron que muchos que crecimos con toda esa onda Mecha japonesa en forma de series animadas durante los 80 y 90 estuviésemos extasiados con tanto derroche. Guillermo del Toro no decepciono, y ojala siga en plan de hacer el cine que quiere y no le terminen imponiendo trabajos.
The Place Beyond the Pines: casi dos horas y media de una historia contada a un ritmo de caracol con resaca no es un buen aliciente para describir una buena película, pero en este caso todo ese tiempo está más que justificado en una historia que abarca dos generaciones unidas por un solo acontecimiento trágico. Ryan Gosling esta impecable como el típico carajo rebelde, Bradley Cooper luce sobreactuado en la segunda mitad de la película y Eva Mendes se despoja de los kilos de panque para lucir como cachifa de quinta de pueblo. Mención especial a la atrapante banda sonora compuesta por ese genio que es Mike Patton (la primera “seria” de hecho)
Prisoners: se dice que el drama es el equivalente al porno en muchas mentes y si esta premisa es cierta para esas personas “Prisioners” es su película. Una historia que toca hondo a todos los que somos padres y también a quienes no lo son, termina rozando el dramatismo barato muchas veces sin caer en él, una hazaña que pocas películas pueden hacer. Hugh Jackman realiza una actuación de oro como el padre que busca desesperadamente a su hija, y Jake Gyllenhaal no lo hace mal como el policía obsesionado por encontrar la verdad.
Stoker: siendo fan de Chan-wook Park era claro que debía ver su debut en occidente, con una historia que si bien se sale un poco de sus trabajos en Corea, tampoco se puede decir que sea una historia tradicional de amor y familia. Bien narrada, bien fotografiada y bien actuada, resulta una película disfrutable menos en el deplorable aspecto que ahora luce Nicole Kidman, una parodia de lo rica que estaba esa mujer en los 90.
This Is the End: la otra gran sorpresa del año en comedia. Ver a James Franco, Seth Rogen y un monton de actores de Hollywood parodiándose a sí mismos y haciendo cualquier clase de ridículo en un escenario tan dramático como el fin del mundo dio para miles de risas. Incoherente, loca, sin sentido pero muy disfrutable. El final musical dio para una de las mayores carcajadas que he soltado con una película en los últimos años.
World War Z: se sabía que no iba a parecerse a la obra maestra que es el libro original, y todo parecía indicar que iba a ser un desastre, pero contra todo pronóstico WWZ resulto una muy buena película con un ritmo que no disminuye durante todo su metraje. Brad Pitt se echó muy encima toda la película y afortunadamente la jugada le salió bien. Esperemos que con la secuela puedan recrearse aquellas escenas del libro que mucho hicieron falta sobre todo en el tramo final de la película, ah, y por favor más sangre y tripas, gracias.

viernes, 8 de noviembre de 2013

Gravity: la sencillez de una historia muy bien narrada y presentada

Pocas veces se tiene la oportunidad de ver una película como Gravity, cuya descripción va más allá de “una película simple con efectos muy bien logrados” como he leído por allí, y que se acerca más a una experiencia dentro del cine que hace que uno literalmente viva la película.
Si respondemos a la pregunta “de que trata Gravity?” sería tan fácil responderla que en apariencia no nos diría nada de su grandiosidad: un accidente en el espacio deja a la astronauta Ryan Stone (Sandra Bullock) a la deriva en el espacio y aunque es ayudada por el veterano astronauta Matt Kowalski (George Clooney) todo se sale de control y debe ella misma enfrentar a la experiencia de sobrevivir o dejarse morir en el espacio y en sus propios conflictos internos.
Pero más allá de lo que pueda decir la historia, está un guion tan bien construido que deja al margen pocos errores. No es solo que uno vive todo a través de ambos personajes (pocas películas se dan el lujo de que solo dos personajes lleven todo el peso bajo sus hombros) sino que las situaciones presentadas (con uno que otro detalle técnico y científico difícil de tragar) están filmadas de tal modo que más de uno habrá dejado la humanidad en el respaldo de su asiento viéndola.
Esto me trae a otro punto importante: no concibo esta película para verla en otro ambiente que no sea el cine. Por más que una pantalla de televisor sea gigante y toda la cosa la magnificencia del espacio y de la tierra como fondos quedaría reducida a nada viéndolas allí. Aparte, el uso del 3D en esta película aunque exagerado en ciertas partes, esta tan bien hecho que solo es superado por Avatar y eso ya son palabras mayores.
"coño no podias pagarle al gruero que paso hace rato! tas pasado de pichirre!"
"callate y pasame el alicate de presion vergacion...!"
Ya sabíamos que Alfonso Cuaron (el director) era un genio en potencia (si no ha visto “Children of men” deje de leer y búsquela donde sea y como sea) pero con Gravity debería en teoría ya pasar a las grandes ligas de los directores actuales. Su elegante uso del plano secuencia (ese donde la cámara tiene una sola vista y no cambia sino que se mueve) y su lograda sensación de profundidad en cada toma dejan en claro que no es ningún amateur y que ya debería considerársele para proyectos aún más grandes que este.
el primer viaje de reparacion al satelite Simon Bolivar por el ministerio espacial
bolivariano no salio tan bien como esperaban
Clooney está muy bien como el veterano astronauta Kowalski, no luce sobreactuado y se nota que disfruto mucho haciendo este papel. Y si antes de esta película alguien tenía dudas acerca de la capacidad actoral de Sandra Bullock (y me incluyo en ese grupo) con esta película las dudas deberían disiparse como una buena idea en un gabinete de ministros del gobierno. No es solo que la Bullock pone cara de tragedia en cada situación en la que se requiera, sino que en los momentos más duros de su papel sale airosa (ojo al momento de lágrimas dentro de la capsula donde casi podremos tocar esa lagrima al aire).
Este año de muchas sorpresas (buenas y malas) cinematográficamente hablando, conseguirnos con una película como Gravity no solo da esperanzas de que el cine aun vale tanto la pena más allá de ver una historia en una pantalla plana muy grande. Recomendada altamente.

miércoles, 6 de noviembre de 2013

"She...!" (I'm Looking Forward To Joining You, Finally, pt 2)

Cuando hace algunos años este blog nació, lo hice principalmente para saciar esas ansias de escribir que tenía todo el tiempo, pero también tenía como propósito drenar lo que en ese entonces era un despecho que en aquellos días parecía imposible de superar y que hoy sirve solo para darme cuenta de que no valía la pena sentirme así de mal por alguien que no lo merecía.
Mucho ha pasado desde entonces, muchas experiencias buenas y malas han venido a mi vida en todo tipo de situaciones lo cual me pone a pensar en que aunque no soy la misma persona de ese entonces, eso ha sido en el buen sentido del concepto.
Hoy en día, con unos cuantos meses ya, me encuentro inmerso en una relación de pareja casi idílica para mí a pesar de factores que pudieran desvirtuarla ante ojos poco avizores. Ella no solo se ha convertido en la mujer que más he amado románticamente hablando sino que además nos compenetramos tanto y tan bien (fuimos amigos por varios años antes de comenzar esto) que parece mentira que esté viviendo algo tan hermoso junto a alguien así.
No ha sido fácil y hemos tenido que sortear obstáculos, peleas y discusiones como creo yo pasa cualquier pareja normal, pero quitando eso siempre hemos tenido la disposición del dialogo y de arreglar las cosas más allá de riñas y disputas.
Es en este punto, cuando aquellos días y esas experiencias forman parte del pasado, cuando todo eso que me paso sirvió para que aprendiera cosas que hoy en día pongo en práctica, es que aunque me arrepiento de haber tomado ciertas decisiones y de haber recorrido varios caminos que hoy en día a simple vista lucen como los menos correctos, se que sirvieron de base y de semillero para que hoy en día no solo me sienta feliz junto a quien hoy en día se ha encargado de llenar tantos vacíos en mi vida que sería largo de nombrar, sino que también vea hacia el futuro no con los grises con los que lo veía antes de su llegada, sino con colores y matices que nunca pensé vería jamás.

Si llegas a leer esto de sorpresa, solo quiero decirte que te amo...

lunes, 4 de noviembre de 2013

El día que jamás pensé llegaría: “defendí” al Miss Venezuela

Jamás he sido un seguidor de la farándula nacional y mucho menos cuando se trata de esa subcultura del “miss Venezuela”, pero si algo tengo claro desde que tengo uso de razón es de que si algo no concuerda con lo que yo opine no necesariamente es algo malo o incorrecto, y que si tienes una opinión acerca de algo, por lo menos es preferible tener bases para defender dichas opiniones.
Todo esto lo digo porque un par de días después del certamen, me conseguí en el muro de Facebook de un muy popular amigo mío el siguiente video, tratando de generar una matriz de opinión de una protesta en contra de dicho certamen que si bien es cierto existió y se llevó a cabo, dicha protesta fue tan nula que solo existe este video como único documento periodístico del hecho.

En el muro de mi pana Felix, se emitieron muchas opiniones en tono de burla a la protesta (cosa que me pareció exagerada pero que también creo lo merecía por lo ridículos de los argumentos de los que entrevistaron) al paso salieron dos defensores de los protestantes quienes no solo emitieron lo que a mi juicio fueron opiniones absurdas sino de poca sustancia. No quería decir nada esa vez pero pensé que tampoco sería malo opinar así que escribí lo que a continuación presento (las opiniones de esas personas las coloco en negrita):
parece mentira que vaya a "defender" algo tan pajuo como el miss Venezuela, pero después de leer todo esto creo que si diré un par de cosas.
"pq no hay negras pelo malo??" coño yo he visto misses negras y estan igual o mas buenas que las "comunes" que ganan esos concursos, pero creo que la razón de que no haya "negras pelo malo" es la misma razón por la que no hay hombres obesos en el besibol o en el ejercito: no cumplen los estándares que ellos exigen. la gente (tanto la que despotrica como la que defiende el miss Venezuela) se olvida que esa vaina es un negocio y como tal tienen sus parámetros y sus exigencias propias. que nos lo hayan vendido a través de los años como el estándar de belleza único durante años es otra vaina, y estoy de acuerdo con que eso es malo, pero como negocio cuyo propósito es vender productos de belleza a las mujeres y ganar mas de esos concursos es su peo si aceptan o no "negras pelo malo".
"por fin la gente se da cuenta y se alza ante las corporaciones poderosas que nos moldean la vida y el pensamiento" en serio van a decir eso viviendo en un pais donde tenemos un estado sumamente enfocado en ideologizar a la población con su concepto de "patria"?
en cuanto a la queja de la policía, pues que yo sepa la policía, el ejercito y todo órgano de seguridad están para resguardar a las personas sin importar su ideología o modo de pensar, ellos estaban allí para proteger a un evento que estaba permisado y pautado por si había escama (que al parecer la hubo pero nula o poca) y no para "defender intereses de los burgueses capitalistas" es la misma queja que leo cuando hay una marcha o algo parecido.
sinceramente no veo el porque hacer tanta alharaca de esto, en mi opinión la mejor forma de desconectarse de ese peo es simplemente no viendo el certamen ni estando pendiente de eso, ademas de entender que esa vaina es un negocio y no representa para nada la imagen de la mujer en ningún sentido.

Las respuestas no se hicieron esperar, acusándome de alineado, de ciego y de un montón de epítetos izquierdosos estúpidos por parte de ese par que no vale la pena repetir por acá.
Una cosa es estar en contra y tener la capacidad de levantar la voz y opinar si cree que es lo correcto, pero otra muy diferente es discernir con argumentos tan gastados y tontos que ni siquiera tienen basamento o piso suficiente para sostenerse.
En cuanto a mí, seguiré mi vida lejos de ver el miss Venezuela y sus derivados, pero tampoco señalare con un dedo acusador a quienes si lo ven y menos con estupideces dignas de un ministro de interior y justicia venezolano.

domingo, 27 de octubre de 2013

Jely: 14 años...

Mi amada Jely.
Me es imposible resumir en palabras todo lo que en este momento estoy sintiendo, pena por no poder estar contigo físicamente este cumpleaños y por ende fallarte, dolor por tener que posponer el verte por asuntos laborales, tristeza por no poder abrazarte y mimarte en este día especial para todos, pero al mismo tiempo alegría por un nuevo aniversario de tu llegada a mi vida y a la de todos nosotros, dicha por tenerte aun cuando la distancia sea un impedimento para verte mas no para saber de ti, y por sobre todas las cosas, orgullo de que ya a esta edad de 14 años que cumples hoy, seas un proyecto de persona cuyo valor sobrepasa todo aquello que pude haber predicho para ti.
Han sido 14 años de diversos y variados momentos donde si bien ha habido veces en que me has colmado la paciencia, estos momentos palidecen al lado de aquellos donde me has dejado claro que todo aquello que desde muy niña yo y todos aquellos que contribuimos a tu crianza sembramos en ti ha rendido sus frutos.
Todo aquel que te conoce ve en ti a una niña muy madura y segura para su edad, y eso aunado a lo inteligente y bondadosa que eres hoy en día hace que mi pecho se infle cuando debo hablar de ti con cualquier persona.
Sigo enfrentando día a día la ausencia de tu presencia y la presencia de tu ausencia. La ausencia de tu presencia se manifiesta cada vez que veo al escritorio y no te consigo, cuando llego a casa y no te encuentro, cuando necesito un abrazo tuyo y no estas. La presencia de tu ausencia llega cuando charlo contigo por mensajes o por teléfono y caigo en cuenta que ya no estás aquí cerca para llegar y darte un abrazo, que ya no puedo ayudarte en tus tareas ni asistirte como otrora lo hacía desde muy niña. Pero ambos sentimientos son solo retazos de lo que llevo por ti y que no impiden sentirte presente en cada aspecto de mi vida.
Celebra hoy como siempre lo haces: con alegría. Más pronto que tarde volveremos a juntarnos para bromear, para chismear y para nuevamente hacer posible ese pequeño universo que hemos construido desde que cabías en mi mano hasta hoy en que ya casi me estas alcanzando en estatura.
Feliz cumpleaños mi Jelysauria, te quiere, te ama y te extraña tu viejo.

viernes, 21 de junio de 2013

Man of Steel: el fiasco de acero

Era la película más esperada, la que más expectativas género. Los trailers eran grandiosos, no iba a ser muy difícil superar a su predecesor intento de llevar al personaje al cine (Superman Returns), tenía a Christopher Nolan de productor y “padrino”, tenía a Zack Snyder como director, montañas de dinero invertidas… y salió mal!!! Qué coño paso???!!
La palabra “hype” (ese término gringo que adoptamos para llamar a las expectativas exageradas que le imprimimos a algo en particular antes de siquiera verlo por vez primera) queda corta para lo que se creía iba a ser esta película, y si bien la película cumple de sobra su cometido en el aspecto técnico (increíbles las escenas de los vuelos de Superman y sobre todo la pelea final en Metropolis), toda la trama y subtramas que prometían mucho en los trailers quedaron como algo que quiso y no se pudo, o no se quiso poder. La culpa la tienen Nolan, Snyder y Goyer quienes prometían una aproximación del personaje “lo más real posible”, en contraste directo con lo que hizo Bryan Singer con su “Superman returns”, una versión clásica del hombre de acero que desentona completamente con los tiempos que vivimos y con los personajes de comics llevados al cine desde los Batman de Tim Burton. También la culpa la tenemos nosotros, creando expectativas exageradas con muy poco, confiando en los trabajos previos de los involucrados.
La historia es la misma de antaño: Kal-El es sacado de Krypton por su padre Jor-El antes que el planeta se consuma en una destrucción total (esta vez matizada en un mensaje ecológico que lejos de hacernos pensar da risa y pena ajena) es enviado a la tierra y criado por la familia Kent en Kansas, crece como alguien normal dentro de lo que cabe y ya siendo adulto comienza a descubrir por completo sus poderes y a plantearse por qué esta en este planeta. Si bien la historia es enriquecida con matices mucho más maduros que en otras interpretaciones del héroe, toda esa reflexión que alguien como Superman haría de ser real, quedan en un par de escenas con Russell Crowe (uno de los pocos que salva la patria en cuanto a actuación en esta película) y a uno que otro chiste que se lanza Superman acerca de su naturaleza y lo que considera es su misión acá.
momentos donde efectivos del SEBIN llevan detenido a Superman luego que Nicolas Maduro lo acusara
de ser el responsable de la desaparicion del papel tuale

En cambio tenemos en “compensación” escenas épicas de peleas entre Superman y los demás kryptonianos en su misma condición de seres poderosos, no en balde son estas escenas las que terminan salvando la película del desastre total, algo que se creía podía pasar pero algunos albergábamos las esperanzas de que no fuese así.
a esta foto le caeria muy bien el logo de BRAZZERS (y seguro seria una pelicula con mejor trama)

Tal vez se deberá juzgar mejor a “Man of Steel” una vez que salga su secuela, porque al igual que “Batman Begins” (también de Nolan) esta no gano puntos sino luego de que “The Dark Knight” surgiera y nos bofeteara a todos por sorpresa. Mientras eso sucede “Man of Steel” se apunta como una de las mayores decepciones del cine en este 2013 (y vaya que tiene competencia). Por lo pronto no me dan ganas de volverla a ver sino en alguna madrugada que TNT la transmita sin parar por un mes seguido, de resto me abstengo.

miércoles, 12 de junio de 2013

En defensa de la grosería

¿Quién no dice groserías hoy en día? Seguramente algún obsesionado con los números podría darnos una cifra pero creo que casi la totalidad de los adultos dice al menos una mala palabra al día, hablada o pensada pero está allí.
Como su nombre lo indica, este post va dirigido a revindicar a las malas palabras como algo necesario e injustamente valorado. Evidentemente que no es ni remotamente mi idea instaurar catedra exigiendo que la grosería sea usada por todos y para todo, pero tampoco ser objeto del escarnio al que últimamente la he visto ser sometida.
¿Alguien recuerda en su infancia aquel placer que significaba decir una grosería? Yo si lo recuerdo, y era algo sublime que solo podría compararlo con el placer de querer hacer algo que no debemos pero podemos. ¿Por qué perdimos eso? Algunos dirán que las malas palabras son herramientas de un pobre vocabulario, ¿pero acaso un “cáspita” o “recorcholis” le van a ganar a una sonora mentada de madre cuando nos golpeamos sin querer?
Yo si digo muchas malas palabras, o mejor dicho, palabras que son consideradas malas por la mayoría. También maldigo mucho a manera de catarsis o desahogo, ¿acaso estoy mal y no me he dado cuenta? Porque al fin y al cabo cuando me sale hablar de esa forma lo hago consciente de mis actos y no impulsado por algún ente maligno.
Pero si algo me genera más repulsión que el rechazo a las malas palabras (rechazo que a pesar de no tener lo entiendo o al menos eso creo) es la manía de mucha gente de “disfrazar” groserías empleando otras palabras inconexas con las mismas. Así podemos oír o leer abominaciones como “confiro”, “vercia”, “cara…melos”, “mier…coles”, “berro” entre muchas otras, o sino frases estúpidas como “una patada por el… palto” la cual critique airadamente hace poco tiempo.
Como dije mi intención no es generar polémica gratuita sino más bien exponer las razones por las que las groserías si nos sirven a muchos sin llegar a ser más que palabras tontas que decimos en momentos específicos.

(Valga decir que este post está libre de groserías y malas palabras adrede)

domingo, 19 de mayo de 2013

Warm Bodies: de lo romántico a lo absurdo, de lo plausible a lo ridículo

En una conversación que tuvimos hace ya casi un mes, mi novia y yo comentábamos de Warm Bodies a uno de mis más cercanos amigos y su novia (ella fanática furibunda de Crepúsculo y su saga) diciéndole por según lo que sabíamos de la película que muy seguramente a ella le iba a gustar mucho, a lo que ella respondió con una seriedad que a los demás nos dejó pasmados, que ella no veía real un romance entre una mujer humana y un Zombie, que más real era Crepúsculo por ser con un vampiro.
Hago referencia a esta anécdota porque comencé a ver Warm Bodies (o “Memorias de un Zombie adolescente” o “Mi novio es un Zombie” como es conocida en España y Latinoamérica respectivamente) con el mayor de los recelos y la menor de las expectativas, corroborando no solo todas las sospechas que pude haber tenido a la misma sino también siendo testigo de nuevos e inimaginables errores y cagadas para mí.
Para nadie debería ser un secreto mi afición a las películas de Zombies (afición que sin sonar hipster viene mucho antes de que estos se pusieran de moda) por lo que luego de ver una gran cantidad de historias de dicho género , pues uno ya más o menos puede identificar ciertas características comunes entre dichas historias, Warm Bodies no solo se pasa dichas premisas por su muy podrido forro de las bolas sino que encima se atreve a plantear nuevas en este “complicado” subgénero de las historias de muertos revividos, con más pena ajena que gloria.
Warm Bodies cuenta la historia ya muchas veces lista de un mundo arrasado por la plaga Zombie (cuya ambigüedad en la explicación del origen es de lo poco destacable en la película) y de como uno de ellos no solo nos narra dicho mundo a través de los ojos de un Zombie (el mayor acierto al principio de la película y el más rotundo error luego de la mitad de la misma) sino que además de ello comienza a tener sentimientos por una humana a quien no decide comer (ejem…) sino que en vez de eso “secuestra” solo con el fin de salvarla (ejem…ejem…). Durante su cautiverio Julie (el nombre de la caraja, léase como Julieta si se quiere) y “R” (nombre del Zombie galán, coincidenciamente la misma letra con la que comienza la palabra Romeo) van compartiendo tiempo juntos y dándose cuenta de que tienen mucho más en común de lo que aparentan. La cosa se complica cuando R le confiesa a Juliet (es difícil escribir esta reseña sin reírme y sentir aun pena ajena) que él se comió a su novio vivo y que alimentándose de su cerebro tuvo acceso a sus recuerdos, pensamientos y sentimientos (uno de los “aportes” que hizo la película al género) por lo que lógicamente Juliet tiene un dilema entre si seguir sus sentimientos o atender a la lógica (HASTA AQUÍ LO CUENTO PORQUE LO QUE VIENE Y SOBRE TODO EL FINAL ES UN SOLO BIZARREO TRAS OTRO).
la cara del zombie representa perfectamente la que tenia yo al ver esta basura, portada de "Zombi 2" de Fulci incluida


Lo más patético que encontré en la película no fue solo la historia cuyo desarrollo daba más grima que ver una cadena del gobierno obligado, sino el muy descarado e intencional propósito de chupar de la teta de Crepúsculo no solo en la historia como tal, sino en el propio casting (mención honorifica a Teresa Palmer la chama que hace de Julie y cuyo parecido con Kristen Stewart raya en el “caretableo” más patético) por allí salen también Rob Corddry como “M” el mejor amigo Zombie de “R” gruñiendo y trabajando en su habitual modo automático, y John Malkovich como el padre de Julie y general del ejército contra los zombies, quien seguramente fue y cobro su cheque sin esperar o aportar algo más.
uno de los tantos ejemplos de mi premisa, para eso hubiesen llamado a la verdadera Stewart y asi al menos ganaban una platica de mas

No creo que Warm Bodies se convierta en saga como si lo hizo Crepúsculo (sobre todo con su final "cerrado"), su muy evidente falta de originalidad en un arranque al menos diferente la hace merecedora de un visionado nada serio y con una muy fuerte resistencia a la pena ajena. Solo para mujeres que gusten de los amores imposibles e historias pajuas así, de resto abstenerse de semejante basura visual.

domingo, 12 de mayo de 2013

Jely: Padre de lejos

Han pasado ya algo más de 7 meses desde la mudanza de Jely. Decir que mi vida ha dado un vuelco total debido a eso es quedarme corto frente a lo que fue mi vida antes y después de su llegada y lo que es ahora que no está cerca como antes.
Existen en la vida acontecimientos que hacen que uno cambie de forma radical, estos suelen venir casi siempre de forma inesperada y solo vemos las consecuencias de los mismos luego de pasado un tiempo. En este caso, si bien no fue algo fortuito ni inesperado (yo sabía que esto venía desde hace casi dos años) jamás pude prever cuanto iba a afectarme a pesar de que quise prepararme mental y anímicamente para cuando  llegara el momento no me pegara tanto.
Durante los primeros días de su mudanza llamaba a Jely un promedio de 5 veces al día, así fuesen 5 minutos o por razones estúpidas y sin sentido. Cuando logre regalarle un Smartphone la comunicación fue un poco más fluida y sin necesidad de tanta llamadera, pudiéndonos compartir imágenes y notas de voz.
Sin embargo por más que la comunicación fuese constante nunca lograba sentir realmente que teníamos una relación padre-hija tan fluida como cuando ella estaba aquí. No fue sino hasta hace muy poco, cuando a raíz de un problema que ella tuvo y la solución que muy maduramente implemento, que realmente volví a sentirme de nuevo necesario en su vida. Si, sé que es estúpido sentirse así cuando en el fondo uno sabe que un vínculo tan fuerte existe, pero en la realidad la sensación de que uno mismo “no está aún estando” es frustrante y no deja de salir de uno mismo por más lógica que uno trate de aplicarle al asunto.
Como pasó en el pasado, nuestra relación mejoro a raíz de un problema y su solución, además del apoyo que desde acá lejos yo puedo brindarle más allá de simples palabras. Es duro no tenerla acá conmigo todos los fines de semana como antes, pero oírla y saber y sentir que está bien (mas sintiéndolo que oyéndolo) me hacen al menos estar más tranquilo frente a una realidad que está allí y que lo que menos puedo y debo hacer es ignorar. Jely seguirá siendo mi hija así este en China o la Antártida, y yo seguiré siendo su padre y queriéndola así pasen los años, las vidas y cualquier otro factor que pueda separarnos.

domingo, 5 de mayo de 2013

Comentarios anónimos: el “tira la piedra y esconde la mano” de la era digital

Desde que este blog existe, una de las más ricas características ha sido precisamente la interacción con quienes leen las cosas que escribo. Desde el ya lejano primer post que hice hace ya casi 7 años el leer los comentarios ha sido para mí uno de los motivos para continuar escribiendo acá, tal vez no con la frecuencia de antes pero al menos de vez en cuando dedicándole tiempo a este rincón que no es más que un desahogo para quien esto escribe.
Saber quien escribe dichos comentarios es digamos ponerle cara a quien opine en dichos espacios, sé muy bien que cualquiera puede llegar y colocar cualquier “identidad” sin que eso necesariamente sea cierto, pero al menos saber que quien escribió era hombre, mujer, perro o caballo le da al menos a los comentarios un cierto aire de “veracidad” muy débil pero tangible.
Pero la otra cara de esto son los llamados “comentarios anónimos”, esos que tanto abundan en el blog y que dan mucha grima leer. No tanto por su contenido (que los hay buenos y malos, la mayoría en el segundo grupo) sino precisamente por la inexistencia de ese factor tangible que mencione anteriormente.
Las razones por las que la gente hace comentarios de esa forma son variopintas y dan para otro tipo de reflexiones, pero juzgándolo por la cantidad de comentarios buenos contra los malos diría que quienes lo hacen solo quieren meter el dedo en la llaga y crear polémica sin ser “descubiertos”, razón más que valida para detestarlos.
En fin, yo seguiré escribiendo por acá cuando el tiempo me alcance y básicamente cuando tenga algo que decir, seguiré tolerando ese tipo de comentarios porque lamentablemente poco o nada (mas allá de borrarlos si se considera necesario) puede hacerse.

domingo, 28 de abril de 2013

Iron Man 3: como hacer un tercer acto donde todo se vaya al caño y dejarlo en buen nivel

La franquicia de Iron Man se ha establecido como una de las más sólidas y rentables del cine, todo esto por una combinación de buenas historias (buenas, hasta allí), bien narradas, humor puntual y más que otra cosa al carisma que su protagonista Robert Downey jr. ha sabido imprimirle a Tony Stark, uno de los alter-egos de superhéroes más “realistas” de todo ese amplio universo comiquero de la Marvel.
Teniendo como telón de fondo los acontecimientos que sucedieron en “The Avengers” en Iron Man 3 tenemos a un Tony Stark enfermo de la paranoia luego de haberse tenido que enfrentar a extraterrestres invasores, dioses nórdicos y de haber tenido que enfrentar a la misma muerte al final de dicha película (y siendo bastante honestos es una reacción complemente normal a algo así en la vida real). Todo esto le produce una sensación de paranoia eterna que lo hace adentrarse en sus inventos y sus armaduras, al tiempo que su relación de pareja se tambalea por la misma razón y un temible terrorista llamado “El Mandarín” amenaza con destruir todo su mundo.
POSIBLES SPOILERS, MOSCA
Mejorar lo visto en Iron Man 2 no era muy difícil, y eso que aunque la película no sea mala del todo comparada con la primera la segunda es muy inferior. Todo esto lo menciono porque Iron Man 3 supera con creces durante sus dos primeros tercios a la segunda parte pero en su tercio final cae estrepitosamente aun a un nivel más bajo que toda la anterior. Las motivaciones para que el personaje de Tony Stark haga lo que hace durante esos dos primeros tercios se caen en el final para literalmente chocar con una pared de obviedades que no se pueden dejar de lado ni al ojo menos avispado a la trama, y esto es una verdadera lástima porque de haber continuado el nivel del principio estaría escribiendo otra reseña muy diferente a esta.
despues de un dia duro salvando al mundo nada como echarse a ver television y ver "la guerra de los sexos"

Iron Man 3 posee cambios con respecto a las anteriores (mas trama tipo “buddy-movie”, menos subtramas que distraen al espectador de la historia principal, etc.) que al menos se agradecen y resultan permutas atractivas. Los efectos especiales son ya otro peo mejorando con creces hasta lo visto en “The Avengers” que ya de por si eran increíbles.
el mejor ejemplo de como cagarse un personaje que podia haber sido epico

Las actuaciones van desde lo correcto (Gwyneth Paltrow, Don Cheadle y hasta Jon Favreau con una peluca grotesca al principio de la película), lo ridículo (Guy Pearce y sobre todo Ben Kingsley cuyas actuaciones no son malas pero sus personajes están pesimamente desarrollados y sus motivaciones dan risa y pena ajena), y muy por encima de todos y todo en la película esta Robert Downey Jr. como Tony Strak, cimentando su estrellato y robándose cada escena en la que aparece, justificando la grosera cantidad de dinero que le pagaron por esta película, solo por el solo vale la pena el visionado.
Como en cada película Marvel hay una escena después de créditos la cual en mi opinión es la más mala de todas las presentadas (incluso la del shawarma), no le encontré sentido ni tomándola como chiste.
La primera de lo que se supone será un verano de películas más hacia lo fantástico y la ciencia ficción este 2013. Iron Man 3 sirve para que Robert Downey Jr. siga demostrando que su caída y ascenso valieron la pena pero más allá de eso es una película altamente disfrutable.

domingo, 21 de abril de 2013

El mito de la amistad eterna

Últimamente he visto proliferar una especie de “mantra” de la amistad según la cual (parafraseando porque cada persona la escribe como quiere) “SI UN AMIGO DEJA DE SER TU AMIGO ALGUN DIA ES PORQUE NUNCA LO FUE”.
Todo esto me pone a pensar en el hecho de lo absurdo de la frase aun a simple vista y sin tener que hacer ningún análisis para darse cuenta de que tal afirmación no tiene lógica alguna.
Las amistades son parte de las relaciones humanas que establecemos como seres sociables que somos, y tal como las otras relaciones humanas están sujetas a cambios que las personas involucradas puedan pasar a lo largo de un tiempo determinado. Decir que una amistad será “para toda la vida” es exagerar mucho el hecho de que determinados vínculos puedan atarnos a ciertas personas, sin que eso necesariamente signifique que una amistad no pueda evolucionar con los involucrados haciendo que esta se adapte a los cambios que a lo largo de esas vidas se manifiesten.
Yo he tenido y sigo teniendo amistades de la infancia y la adolescencia, y suscribo como cierto lo que expuse anteriormente porque precisamente estas amistades han cambiado conforme mis amigos y yo lo hemos hecho. Aun cuando estas amistades no sean lo mismo que fueron en aquel entonces por factores como el tiempo que pasa sin que podamos vernos, cambios de personalidad o de visiones de vida, trabajo, etc. estas siguen siendo parte importante de mí y muy seguramente lo seguirán siendo aun cuando disminuya su importancia y relevancia.
Pero por otro lado, yo si he dejado de lado amistades por culpa de factores que la empanaron y desmejoraron su importancia hasta casi no tenerla o perderla por completo. En esos casos fueron causas ajenas a nuestra relación de amistad las que llevaron a que poco a poco esas personas fueran perdiendo importancia en mi vida, aunado a que una de ellas se convirtió en una especie de “drama-queen” quejándose por todo y convirtiéndose en una persona amargada lejos de la amiga que conocí y de la que siempre quise cimentar nuestra amistad. Hoy en día al leerla casi no la reconozco y es una lástima porque aun cuando en teoría se el porqué de su cambio brusco de personalidad, creo que tampoco era para reaccionar de esa forma.
Quien crea firmemente en que las amistades son para siempre debería seriamente pensar que tal enunciado puede sonar todo lo romántico y épico del planeta, pero que la realidad en muchos casos hace que dicha premisa caiga por si sola sin necesidad de mucho esfuerzo.

T Facebook Favorites More

 
Powered by Blogger