viernes, 25 de enero de 2013

Django Unchained: Tarantino no es Leone, pero es Tarantino

¿Un western de Tarantino? Recuerdo la baba correr de mi boca al leer la noticia de que uno de mis directores favoritos iba a hacer una película de uno de mis géneros favoritos, y no era para menos, el cine de Quentin Tarantino está plagado de referencias directas e indirectas del llamado Spaghetti Western (info de la Wikipedia aquí), ese del cual soy fanático desde muy chamo y del que Tarantino también es fan confeso.
Pero a medida que se iba conociendo más y más acerca de la trama de la película y los “cambios” que con respecto a lo que se supone debe ser una película de ese género (un protagonista negro, ambientada en el sur y no en el oeste propiamente) mi curiosidad iba a en aumento para bien y para mal. Tarantino venia de hacer la magistral y bien lograda “Inglorius Basterds” pero también de la (para mí) fallida y altamente fastidiosa “Death Proof” así que era una apuesta de “cara o sello”: o me iba a gustar mucho o iba a explotarme en la cara como un regalo bomba.
El resultado aparte de sorprenderme gratamente evidencio la buena forma que aún tiene Tarantino como director y como guionista. No solo no importo que el “protagonista” fuese negro, blanco, verde o magenta sino que además de eso en las casi tres horas que dura la película, prácticamente estuvimos en una función triple con tres films muy diferentes entre sí.
“Django Unchained” es (como todas las películas de Tarantino) un pasticho de géneros, influencias y homenajes bajo una premisa principal que es la que mueve a la historia y los personajes. La película cuenta la historia de “Django” un esclavo negro que es liberado por un caricaturesco cazador de recompensas (el Dr. King Schultz) quien lo libera con el propósito de que Django identifique a unos criminales que solo él conoce de rostro ya que se han ocultado bajo identidades falsas. Después de lograr su cometido y de convertirse en compañeros de aventuras buscando criminales para matarlos o entregarlos y ganando mucho dinero en el camino, Django decide ir al rescate de su esposa quien sirve como esclava en la plantación del terrateniente Calvin Candie, un déspota tirano quien no solo abusa de sus esclavos en la plantación sino que también los emplea como entretenimiento en peleas.
me imagino esta escena ambientada en el Petare de hoy en dia y no dejo de pensar que seria hasta mejor

Viendo la trama de la película no pareciera ser algo del otro mundo, pero es allí donde el talento de Tarantino reside. No solo transforma la relación entre Django y el Dr. Schultz en una típica trama de buddy-movie o de mentor y aprendiz, sino que luego de eso nos vemos envueltos en una sorpresiva e inesperada historia de amor entre Django y su esposa al ir a su rescate, aderezada con mucho humor negro, sangre y acción.
El apartado de las actuaciones es siempre algo a destacar en las cintas de Tarantino: Jamie Foxx como Django no lo hace nada mal (la escena donde descubre a los hermanos que los torturaron a él y su esposa es la mejor que tiene) pero aunque la película lleve el nombre de su personaje realmente no llega a ser el protagonista sino de momentos puntuales. Christoph Waltz le debe a Tarantino mucho sino es que todo al nuevamente darle un personaje con el que el alemán no solo se luce sino que se roba la mayoría de las escenas donde sale, su Dr. King Schultz es un personaje rico en matices que van desde lo más despiadado y sangre fría (véase la lección en la montaña que le da a un aprendiz Django hasta su escena final) hasta lo más bondadoso y magnánimo. Leonardo di Caprio como Calvin Candie parecía que iba a ser un personaje chistoso y paródico en los trailers de la película, pero ya en plena trama no solo se luce como el bastardo que su personaje debe ser, sino que lo hace con una naturalidad y un histrionismo dignas del grande que Di Caprio ya es. Pero quien en mi opinión resulto ser la gran revelación de la película y que se robó todas las escenas donde estuvo fue Samuel L. Jackson, quien con su personaje del viejo esclavo Stephen (verdadero cerebro maquiavélico de la plantación de los Candle) muestra todo su talento histriónico, transformando su personalidad de acuerdo a la situación y escondiendo su verdadero rol en el papel de un servicial esclavo negro.  
"...y asi blanquito es como termine haciendo inmundicias como "Arena" y "Snakes on a plane", coje dato mi pana..."

Django Unchained está invadido de exageraciones y momentos extraños para una película aun siendo de Tarantino, pero son esas exageraciones las que hacen de su cine algo único para bien y para mal. No solo salí completamente satisfecho de verla sino convencido que lejos de estar quemado, Quentin Tarantino aún tiene mucho que mostrarnos como guionista y director en el futuro.

0 comentarios:

Publicar un comentario

T Facebook Favorites More

 
Powered by Blogger