Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de junio, 2013

Man of Steel: el fiasco de acero

Era la película más esperada, la que más expectativas género. Los trailers eran grandiosos, no iba a ser muy difícil superar a su predecesor intento de llevar al personaje al cine (Superman Returns), tenía a Christopher Nolan de productor y “padrino”, tenía a Zack Snyder como director, montañas de dinero invertidas… y salió mal!!! Qué coño paso???!! La palabra “hype” (ese término gringo que adoptamos para llamar a las expectativas exageradas que le imprimimos a algo en particular antes de siquiera verlo por vez primera) queda corta para lo que se creía iba a ser esta película, y si bien la película cumple de sobra su cometido en el aspecto técnico (increíbles las escenas de los vuelos de Superman y sobre todo la pelea final en Metropolis), toda la trama y subtramas que prometían mucho en los trailers quedaron como algo que quiso y no se pudo, o no se quiso poder. La culpa la tienen Nolan, Snyder y Goyer quienes prometían una aproximación del personaje “lo más real posible”, en contras…

En defensa de la grosería

¿Quién no dice groserías hoy en día? Seguramente algún obsesionado con los números podría darnos una cifra pero creo que casi la totalidad de los adultos dice al menos una mala palabra al día, hablada o pensada pero está allí. Como su nombre lo indica, este post va dirigido a revindicar a las malas palabras como algo necesario e injustamente valorado. Evidentemente que no es ni remotamente mi idea instaurar catedra exigiendo que la grosería sea usada por todos y para todo, pero tampoco ser objeto del escarnio al que últimamente la he visto ser sometida. ¿Alguien recuerda en su infancia aquel placer que significaba decir una grosería? Yo si lo recuerdo, y era algo sublime que solo podría compararlo con el placer de querer hacer algo que no debemos pero podemos. ¿Por qué perdimos eso? Algunos dirán que las malas palabras son herramientas de un pobre vocabulario, ¿pero acaso un “cáspita” o “recorcholis” le van a ganar a una sonora mentada de madre cuando nos golpeamos sin querer? Yo si …