miércoles, 12 de junio de 2013

En defensa de la grosería

¿Quién no dice groserías hoy en día? Seguramente algún obsesionado con los números podría darnos una cifra pero creo que casi la totalidad de los adultos dice al menos una mala palabra al día, hablada o pensada pero está allí.
Como su nombre lo indica, este post va dirigido a revindicar a las malas palabras como algo necesario e injustamente valorado. Evidentemente que no es ni remotamente mi idea instaurar catedra exigiendo que la grosería sea usada por todos y para todo, pero tampoco ser objeto del escarnio al que últimamente la he visto ser sometida.
¿Alguien recuerda en su infancia aquel placer que significaba decir una grosería? Yo si lo recuerdo, y era algo sublime que solo podría compararlo con el placer de querer hacer algo que no debemos pero podemos. ¿Por qué perdimos eso? Algunos dirán que las malas palabras son herramientas de un pobre vocabulario, ¿pero acaso un “cáspita” o “recorcholis” le van a ganar a una sonora mentada de madre cuando nos golpeamos sin querer?
Yo si digo muchas malas palabras, o mejor dicho, palabras que son consideradas malas por la mayoría. También maldigo mucho a manera de catarsis o desahogo, ¿acaso estoy mal y no me he dado cuenta? Porque al fin y al cabo cuando me sale hablar de esa forma lo hago consciente de mis actos y no impulsado por algún ente maligno.
Pero si algo me genera más repulsión que el rechazo a las malas palabras (rechazo que a pesar de no tener lo entiendo o al menos eso creo) es la manía de mucha gente de “disfrazar” groserías empleando otras palabras inconexas con las mismas. Así podemos oír o leer abominaciones como “confiro”, “vercia”, “cara…melos”, “mier…coles”, “berro” entre muchas otras, o sino frases estúpidas como “una patada por el… palto” la cual critique airadamente hace poco tiempo.
Como dije mi intención no es generar polémica gratuita sino más bien exponer las razones por las que las groserías si nos sirven a muchos sin llegar a ser más que palabras tontas que decimos en momentos específicos.

(Valga decir que este post está libre de groserías y malas palabras adrede)

0 comentarios:

Publicar un comentario

T Facebook Favorites More

 
Powered by Blogger