martes, 31 de diciembre de 2013

Cine 2013: lo malo

Hacer una lista con las películas que no me gustaron es un poco más divertido que las que si me gustaron, primero por su facilidad a la hora de nombrar cuantas y cuales fueron sino además por lo divertido que resulta recordar el porque me resultaron plastas en forma de imágenes y sonidos, aun cuando al verlas la sensación no fuera ni remotamente esta, sin más preámbulos he aquí la lista:
The ABCs of Death: incoherente colección de cortos de supuesto “terror” uno más sin sentido que el anterior. Si bien hay algunos que pueden salirse del pozo infecto en el que están la mayoría de este pasticho de escenas mal rodadas y contadas (el de la pelea de perros es uno) esta película da más pena ajena que terror o risas. Por allí anunciaron una secuela y por supuesto que… la veré si pues, porque yo a veces soy masoquista.
The Canyons: hoy en día Lindsay Lohan es sinónimo de acaba-trapismo y de una vida de excesos, desafortunadamente su carrera ha sufrido tanto o mas que su misma vida y aunque con “The Canyons” la cosa prometía (no todos los días se trabaja a las órdenes de Paul Schrader quien fuera escritor y guionista de “Taxi Driver” y “Raging Bull”) pero no solo resulto una especie de episodio bizarro de “Gossip Girl”, sino que además la presencia del actor porno James Deen le dio a la película un extraño ambiente que nunca dejo su disfrute. Solo para hablar paja mientras se ve o para criticar a Lohan en las escenas donde aparece, de resto alejarse.
Elysium: el mayor chasco del 2013, superando a “Man of Steel” lo cual ya es mucho. No solo prometía con un espectacular tráiler que dejaba a quien lo viera con la baba colgando sino además todo prometía una película A1 (el cast, el director, la temática). No solo resulto una decepción en cuanto a la historia sino que el carisma que Matt Damon ha demostrado en otras películas como que se le quedo en los pantalones que vestía el dia anterior a comenzar el rodaje, pareciéndose más a la parodia que hicieron de el en “Team America”. De Jodie Foster mejor ni hablar y mucho menos de ese final que hizo que al terminar borrara la película del pendrive y de mi mente. Como propaganda chavista tal vez pase el aprobado, pero como película creo que veré otra vez “District 9” y me olvidare que esto existió.
Gangster Squad: una película que incluya a Ryan Gosling, Emma Stone y Sean Penn iba al menos a llamar mi atención como mínimo y la polémica de la escena del cine cortada luego de lo que paso en el estreno de TDKR el año pasado hicieron que quisiera verla apenas saliera. Desafortunadamente la estética videoclipera que quisieron imprimirle amén de que la historia era más clichosa que una novela mayamera, dieron como resultado una película desastrosa y poco disfrutable. Ni para verla un domingo ladillado.
The Great Gatsby: que una película sea pretenciosa no necesariamente tiene que ser algo malo, pero cuando una película es pretenciosa y además de eso aburra a mares pues la cosa cambia y no necesariamente para bien. TGG es un ejemplo claro de cómo el hype hacia un proyecto puede tener consecuencias graves para su visionado final. No solo tienes como protagonista a uno de los mejores actores vivos de la actualidad, un director que ha demostrado competencia y talento (Baz Luhrmann en su segundo pepinazo seguido tras la infumable “Australia”) y una historia ya conocida. Sufriendo del mismo síndrome de “Gangster Squad” su “modernidad a juro” resulto molesta y totalmente fuera de lugar. Solo una vez y se borró sola.
Grown Ups 2: la peor película del año, no me cabe duda de que este tipo de películas son las que le ponen a los prisioneros en Guantánamo porque hay que tener bolas para calarse semejante basura solo por gusto. Al menos la primera tenia ciertos gags que funcionaban pero es que en esta nada funciona y nada da risa. Adam Sandler seguirá ganando mucho dinero con basuras como esta, pero necesita al menos otra cosa como “50 first dates” para tener esperanzas en él. Arrepentido de descargarla, ni fumado la vuelvo a ver.
The Heat: Sandra Bullock tiene como costumbre darnos una película buena y una mala casi todos los años, y este 2013 no fue la excepción. “The heat” es una especie de parodia de las películas ochentosas de policías donde dos compañeros aparentemente diferentes entre sí terminan superando sus diferencias para trabajar juntos y salir airosos, solo que estamos ya en pleno siglo XXI y la gente ya no se come esas historias tan fácil como antes. Ni Melissa McCarthy logra salvar esta película del desastre.
jOBS: porno para applebiebers, la vida de un tipo tan genial como Steve Jobs no merecía un biopic tan descafeinado como esta película, ejercicio masturbatorio de un hombre con un ego más allá de lo común pero cuya personalidad y genialidad lo compensaban. Ashton Kutcher tuvo una oportunidad de oro para salirse de la comedia con esta película pero ni un guion aburrido, ni la mamarracha puesta en escena lo ayudaron. Si quiero ver un biopic de Steve Jobs decente y bien hecho veré “Pirates of Silicon Valley” y no este cagajon de película.
The Last Exorcism Part II: tan desastrosa que ni siquiera pude terminar de verla, y por lo que me contaron de ella primero me verán bebiendo ácido sulfúrico que contándoles que vi esta película entera. Poco o nada lo que se pueda decir bueno de ella, los primeros 30 minutos que fue lo que vi no se parecían en nada a la primera película que al menos tenía algo de novedoso. Si alguien tuvo la osadía de verla completa que me comente que tan desastrosa se pone luego.
The Lords of Salem: Rob Zombie es un tipo al que admiro desde hace años, no solo en su faceta como músico sino también como director de cine, donde en mi opinión aún tiene mucho que demostrar (y seguramente lo hará). Pero lamentablemente el hype volvió a jugarme una mala pasada con lo mucho que esperaba esta película y lo terrible que me pareció. Tiene ambientaciones arrechísimas y un mal rollo visual muy bien logrado, pero una historia confusa, unos personajes que lejos de dar terror dan pena ajena y un mal desarrollo de la trama hicieron que la pusiera por el piso luego de verla. Será la próxima Robertico, ah y dale de comer a tu esposa mi pana, en esta película estaba que le pasaba un rompe-dieta por la pantalla.
Lovelace: otro de esos biopics que suenan como proyectos interesantes al saber de ellos y que terminan siendo una película mala de esas que pasan en las tardes por Telemundo. Mala, clichosa y novelera deja mucho por fuera de lo que se supone fue la vida de Linda Lovelace y lo llena con drama chimbo que deja a Delia Fiallo como Shakespeare.
Oblivion: Tom Cruise nos demostró con esta película que una producción cuidada no necesariamente es sinónimo de calidad en una película. Un gran y bonito cascaron esconde una historia copiada casi en totalidad de la genial “Moon”. Menos mal no pague por verla, solo eso me consuela.
Pain and Gain: no soy de los que le lanza mierda a Michael Bay como director porque salvo las dos últimas de Transformers este señor me parece un genio del cine comercial. “Pain & Gain” parecía devolvernos al Bay intransigente y con mala pata de sus primeras películas pero quedo como un muy confuso intento de película comercial. Eso aunado a su excesiva duración pecaron muy en contra de ella. Quedo como intento fallido.
The Purge: la premisa prometía (en el imperio durante una noche la gente puede cometer cualquier crimen sin ser juzgado), los protagonistas prometían, y sin embargo es otra de esas películas de “se quiso pero no se pudo”, lástima porque aunque tiene momentos muy logrados queda muy cota para lo que en principio lucia.
R.I.P.D.: según he leído por allí uno de los más feos chascos del 2013, Ryan Reynolds no pega una desde que se empavo haciendo de Linterna Verde en aquel desastre de película de la que solo se acuerda la gente para despotricar de ella. Una especie de “MIB” pero cambiando extraterrestres por espíritus, fue tan chimba que al mencionarla uno queda como hipster porque casi nadie la ha visto. Ni para verla en un autobús de La Bandera.
Scary Movie V: solo el gag con Lindsay Lohan y Charlie Sheen del principio funciona porque después de allí se vuelve un desastre peor que las anteriores. “A Haunted house” demostró que esa saga se murió cuando los hermanos Wayans se fueron de ella.
Silent Hill: Revelation 3D: la primera película de Silent Hill se mantenía como una de las pocas adaptaciones de video juegos al cine que habían funcionado, pero lo poco que logro la primera, la segunda llego a destrozarlo como un elefante con sobredosis de cafeína en una cristalería. Terrible uso del 3D, el cual se deja ver que si en dos momentos del principio y el final. Mejor quedarse con el buen recuerdo de la primera.
Texas Chainsaw 3D: se supone que era el reinicio de la saga de Leatherface (sip, otro reinicio mas) pero quedo en una especie de remake-parodia tan mal hecho que me quede dormido viéndola para despertar casi al final y averiguar luego que mi tiempo fue mejor aprovechado roncando que viendo este cagajon. Con remakes así mejor que no hagan un carajo.
Warm Bodies: un chiste de película, un intento descarado de sacar dinero a todas esas púberes que mojaron sus pantaleticas viendo la saga de “Crepúsculo”. Admito que me gusto el principio de la misma pero a medida que trascurrió se puso tan mierdosa que ahora me da pena decir que la vi. La destroce en su momento acá.

0 comentarios:

Publicar un comentario

T Facebook Favorites More

 
Powered by Blogger